viernes, 19 de septiembre de 2014

Si el amor aprieta, no es tu talla

Fuente: Tumblr.com
"Si el amor aprieta, no es tu talla". El otro día topé con esta frase en mi muro de Facebook (no sé de quién es) y, directamente, la "compré". Entiendo muy bien, y en primera persona, lo que significa. Y creo que no soy la única. Estoy segura de que muchas mujeres comprarían esa frase también (¿y hombres? que se manifiesten). De hecho, he decidido usarla como mantra. 

miércoles, 20 de agosto de 2014

La mejor versión de una misma

Fuente: Tumblr.com
Pensar cuando una está de vacaciones, con la mente despejada y descansada, es fundamental. Repasar la temporada, las cosas aprendidas, los errores cometidos y hacer una lista mental de aquello que cambiaríamos y lo que nos hace sentir orgullosas de nosotras mismas puede ser un ejercicio muy enriquecedor si nos lo tomamos en serio.

lunes, 11 de agosto de 2014

No todo el sexo es coito

Fuente: Tumblr.com
¿Qué nos ocurre a las mujeres en nuestras relaciones sexuales para aceptar el coito como el "Sexo de Verdad", cuando, ni mucho menos, es la práctica más satisfactoria para nosotras en un alto porcentaje de los casos? Me incluyo en este lapsus de educación sexual. Desde que el sexo empieza a formar parte de nuestras vidas (o sea, casi desde que nacemos), se forma en nuestra cabeza la idea (errónea) de que sexo es igual a coito.

martes, 3 de junio de 2014

El Feminismo NO es igual que el Machismo

Grupo feminista Femen francés
Hay una cosa que me alarma. Muchísima gente confunde feminismo y machismo y los trata como si uno fuera lo opuesto del otro. Me preocupa mucho porque el feminismo no es el machismo a la inversa, no pretende alcanzar la superioridad de la mujer ni oprimir a los hombres. La base del feminismo es conseguir la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres. Después, dentro del feminismo hay muchas ideas y posiciones distintas, a veces hasta opuestas.

domingo, 18 de mayo de 2014

Mentir es de cobardes

Fotografía de tumblr.com
Hace tiempo, un amigo (que a día de hoy es mi pareja) me preguntó por una cosa que me fuese imposible perdonar. No contesté lo primero que se me pasó por la cabeza, sino que aproveché la ocasión para reflexionar sobre algo que nunca me había planteado. Era una buena pregunta que requería una buena respuesta.