viernes, 5 de febrero de 2010

Creer en uno mismo

Hoy se me ha encendido la bombilla. Bien pensada, la idea resulta bastante evidente, pero que me perdonen aquellos que gozan del don de saberlo todo.

Durante varias semanas ha rondado a mi alrededor un halo de desánimo y miedo que no entendía muy bien. Hoy he descubierto que mi mayor temor era decepcionarme a mí misma, llegar a tener la sensación de “no puedo con esto”.

Siempre me ha parecido que me importaba demasiado lo que otros pensasen de mí (me refiero a la gente de mi alrededor), pero hoy he llegado a la conclusión de que lo que en realidad me preocupaba era descubrir que lo que pensasen de mí (negativo) podía ser cierto. Soy inmensamente desconfiada, pero nunca lo he sido conmigo misma. Y no quiero serlo.

Son muchas las personas que temen decepcionar a alguien, a los demás, que temen romper la imagen que durante años han creado como el que construye una armadura. Sin embargo, ¿no será que esa armadura que construimos es lo que queremos y creemos que no podemos ser? ¿qué nos hace pensar que no podemos? Ese temor no es a decepcionar a lo ajeno, sino a decepcionarnos a nosotros mismos, que se traduce en la peor de las decepciones. En un mundo en el que reina la desconfianza como primer valor, si uno no confía en sí mismo ¿quién lo hará?

Leí ayer en la camiseta Adidas de un señor de unos 70 años que estaba en el gimnasio: “Imposible is nothing”. Debemos creer en nosotros mismos, doy fe.

2 comentarios:

  1. Hola compi de carrera!

    Hace poco, viendo una película, pensaba cómo muchas personas están condicionadas por lo que creen que son (algunas por lo que otras les dicen que son), y se comportan como tal. En lugar de combatir sus defectos para intentar ser mejores, acaban siendo aquellos rasgos de sí mismos que tanto odian. Porque la superación requiere mucho esfuerzo, y cuando se trata de cambiar a fondo la gente huye del esfuerzo como los gatos del agua.

    Un besote.

    v.

    ResponderEliminar
  2. Yo no puedo opinar. En cuestión de exámenes soy lo peor, no tengo disciplina ninguna... y en eso mi esfuerzo es lo más laxo del mundo.
    Que no quiere decir que sea un pasota, y tampoco que me guste esa faceta de mí, ni la voy a defender ni voy a decir... es que yo soy así y el que me quiera me querrá con mis defectos.
    Huyo del esfuerzo como los gatos del agua... y quiero cambiar :(

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?