jueves, 1 de abril de 2010

Armadura en construcción

El solo acto de pronunciarte activa en mí el botón de "alerta". Se me conecta la armadura automática. Por qué será que en el día a día mi mente actúa como si nada pasase. ¿Será la costumbre de 23 años de experiencia? ¿O será el modo que tiene nuestro subconsciente de machacar los archivos que contienen datos non-gratos, como virus en un PC? El tiempo me ofrece más soltura. Es para mí como escribir. Cuánto más escribo, más fácil me salen las palabras. Cuanto más tiempo llevo leyendo más me concentro. Cuanto más ejercicio hago menos me cuesta hacerlo. Parece que todo en la vida funciona bajo esa regla.

Los sentimientos que tú produces en mí, también. Mi armadura no es completa aún. Cuando se activa todavía deja partes de mi cuerpo sin proteger. Es la ventaja de la que goza la espontaneidad de la vida, nunca se espera, no hay tiempo para prevenirse. Pero cuanto más se activa, mejor lo hace. Cuanto más tiempo pasa, más zonas de mí protege. Llegará un día en que mis sentimientos serán totalmente invencibles. La información llegará a mi como una flecha llega a un escudo, sin atravesarlo.

4 comentarios:

  1. En efecto, querida Dora, esa es la regla de la praxis! Ánimo, creo que sí, que pasará el tiempo y sufrirás menos pero ¡oye!, sentir es perfectamente normal y humano, no need to be 100% safe!!

    ResponderEliminar
  2. No necesito estar cubierta por mi armadura al 100%, me perdería muchos estímulos de la vida que necesitamos para aprender y madurar, pero sería tan cómodo...

    ResponderEliminar
  3. Cómodo, pero como si estuvieras dormida. Aunque a veces viene tan bien...

    ResponderEliminar
  4. Yo me he metido en cada una... y nunca me ha pasado nada. Creo que tengo una armadura es casi perfecta, flexible pero dura. Aunque a veces tengo la sensación de que aunque me salva de muchos impactos a fuerza de impactar acabará teniendo agujeros y algún día sabré lo que es sufrir. Y a veces me da miedo y me encojo, pero no me gusta nada que mi instinto me pida encogerme, me siento débil y ciego. Pero... los instintos son los instintos.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?