domingo, 27 de junio de 2010

Formentera, wait me!



Por fin ha llegado el momento que llevo esperando meses. Me siento libre y soy libre ¡Por fin! Lo mejor de todo es que me siento realmente orgullosa de mí misma y no me pesa decirlo públicamente. Hace un año, estaba muerta de miedo y con la profunda sensación de que, al final, y como se dice vulgarmente, 'me rajaría', después de cuatro años estudiando diseño, no sabía si tendría fuerzas para empezar de nuevo algo diferente. Lo hice y empecé con ilusión. Y me alegro.

Ha habido momentos mejores y peores, más y menos duros. Pero ahora llegado el final, me siento más motivada que nunca para seguir y en este año he descubierto que, si bien siempre me ha gustado escribir, a día de hoy siento pasión por la profesión en la que he empezado a formarme. Me alegro mucho y ojalá pueda seguir disfrutando de ella a lo largo de mi vida.

Hoy llega mi recompensa, hago las maletas (uffffff ¡qué pereza!) y me voy, con mi libro bajo el brazo y mi cesta de paja, a la bella Formentera a disfrutar de la tranquilidad y del sol. Es mi recompensa, la que me doy a mí misma.

lunes, 21 de junio de 2010

Valiente cobardía

¿Siempre es mejor ser valiente que cobarde? ¿Qué ocurre si, cuando alzas la voz, cuando no estás de acuerdo, alguien la alza más y te la aplasta?

Admiro a todas aquellas personas que llegan a un punto en su vida en el que deciden no tragar más. Admiro a los que no les importan las consecuencias, o a los que, aún importándoles, no venden su voz. Admiro a los que ignoran la opinión que de ellos tienen otros. Que se sienten tan dentro de sí mismos, que deciden no dar explicaciones, aunque se pidan. Admiro a los que no se olvidan de quiénes son por mucho que alguien les intente hacer cambiar y a los que cambian porque se han dado cuenta por sí mismos de que crecerán como personas.

¿Pero qué pasa con los demás? ¿Qué pasa con los que aún no hemos tragado suficiente? ¿Qué pasa con los que pensamos mucho antes de dar un paso al frente, con los que no siempre nos mostramos como somos por no enfrentarnos con aquel con más autoridad? ¿Qué ocurre con los que un día se alzaron y luego se arrepintieron?

Pero ¿qué pasa si nunca llegas a tener el valor de alzar tu voz? Sólo vivimos una vez así que ¿merece la pena quedarse callado? ¿merece la pena seguir tragando?

miércoles, 2 de junio de 2010

Love books

Nunca he entendido porque algunas personas se extrañan tanto cuando digo que si estoy muy cansada de estudiar, leo. Dicen que es como si estas cansado de hacer ejercicio y te vas a correr. Pero no es lo mismo. Leer es lo más parecido a viajar. De hecho, leer te permite conocer lugares, situaciones, experiencias y personas que no podrías conocer de otro modo jamás. Me encanta leer y me encanta viajar. No hay un solo día en el año en el que no haya un libro. Salgo de uno y entro en otro, como si viviese en un lugar con una gente y después de unos días o semanas, me marchase a otro lugar con otra gente.

Leer te permite vivir tus más profundas fantasías, conocer a personajes admirables, reír, llorar... y lo mejor es leer un poco de todo. Así vives más. Luego, cada persona tiene sus gustos, claro.

Por desgracia, el hábito de lectura no está muy arraigado.

Mucha gente cree que leer es un hobby aburrido, aunque nada más lejos de la realidad, leer es todos los hobbies que puedas imaginar en uno.