lunes, 21 de junio de 2010

Valiente cobardía

¿Siempre es mejor ser valiente que cobarde? ¿Qué ocurre si, cuando alzas la voz, cuando no estás de acuerdo, alguien la alza más y te la aplasta?

Admiro a todas aquellas personas que llegan a un punto en su vida en el que deciden no tragar más. Admiro a los que no les importan las consecuencias, o a los que, aún importándoles, no venden su voz. Admiro a los que ignoran la opinión que de ellos tienen otros. Que se sienten tan dentro de sí mismos, que deciden no dar explicaciones, aunque se pidan. Admiro a los que no se olvidan de quiénes son por mucho que alguien les intente hacer cambiar y a los que cambian porque se han dado cuenta por sí mismos de que crecerán como personas.

¿Pero qué pasa con los demás? ¿Qué pasa con los que aún no hemos tragado suficiente? ¿Qué pasa con los que pensamos mucho antes de dar un paso al frente, con los que no siempre nos mostramos como somos por no enfrentarnos con aquel con más autoridad? ¿Qué ocurre con los que un día se alzaron y luego se arrepintieron?

Pero ¿qué pasa si nunca llegas a tener el valor de alzar tu voz? Sólo vivimos una vez así que ¿merece la pena quedarse callado? ¿merece la pena seguir tragando?

3 comentarios:

  1. ¿huir o luchar?: depende para lo que estés preparad@ para asumir (las dos cosas pueden tener consecuencias devastadoras). Un tema muy interesante. Besos

    ResponderEliminar
  2. siempre he pensado que existe una valentía latente en todos los que tú defines como cobardes. Hay una especie de callo que se va haciendo al sentir esa batalla frente a tí, ese conflicto que te hace debatirte entre actuar o no. Otras personas son decididas de forma natural y actuan sin esfuerzo y en cierta forma, sin tanto mérito como el cobarde que finalmente iun día actua tras debatirse como un salmón frente a la corriente.

    ResponderEliminar
  3. Creo que no se puede ser valiente si no se es "uno mismo", hay que saber vivir mas alla de las opiniones de los demas, y dejar de preocuparse de la aprobacion o desautorizacion de nuestras opiniones, actitudes, deseos, conductas..
    Hay que ser valiente, porque quien no arriesga no gana (y si pierdes sufres, pero aprendes de las derrotas).

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?