lunes, 9 de agosto de 2010

A la playa

Y de nuevo a la playita... Es genial poder tomar el sol con esta brisa del norte. Eso sí, corro el gran riesgo de pasarme y que mi piel diga ¡ya está bien, morena!  Otro detalle es que jamás en mi vida había metido el pie en un agua tan fría... ¡es como una tortura!

Aquí os dejo una imagen de la puesta de sol de ayer en la playa de Lanzada en Sanxenxo...


2 comentarios:

  1. Me resulta curioso tu amor a la playa y cómo disfrutas con ella. A mí me encanta en las horas en las que el sol ya no aprieta, con la marea baja, los pies sobre la arena mojada y el sol en trayectoria descendente dejándose mirar, a punto ya de ocultarse tras el horizonte.

    Aparte de ese momento, no soy gran amante de la playa, y por eso me llama la atención tu amor por ella y cómo la disfrutas. Me alegro de que puedas volver a sentir esas sensaciones que te provoca.

    Ahora os sigue quedando pendiente conocer las playas del suroeste, ¿no? Las más amplias de nuestra geografía.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que, como pasa con todo, cuando lo tienes cerca y puedes disfrutarlo día a día, te llama menos la atención.
    !
    ¡Para mí la playa es un chute de energía!

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?