martes, 31 de agosto de 2010

Pasa volando

Ya estamos a solo un paso de septiembre, quién lo diría. Yo todavía estoy saboreando los días libres después de los exámenes ¡y ya han pasado dos meses! Me quedan seis días exactamente para la vuelta al cole y ya veo a mi alrededor todo lleno de libros de texto, cuadernos, lápices y gomas. Esta época del año es odiosa, pero me he propuesto empezar con fuerza.

Cuando estás disfrutando el tiempo pasa muy deprisa, totalmente al contrario que cuando te aburres. Cuando era pequeña, una mañana hice un gran descubrimiento:

Estaba de vacaciones y una tía mía se volvía a Madrid antes que el resto. Salió de casa sobre las 9 de la mañana y yo me puse a jugar. Me lo estaba pasando tan bien que dieron las dos y pensé: -¡qué rápido se me ha pasado el tiempo! ¡Mi tía ya estará en Madrid! ¡qué suerte!- A partir de ese momento, cada vez que yo tenía que hacer un viaje largo pensaba: -Ojalá alguien se esté divirtiendo mucho para que cuando se dé cuenta yo ya haya llegado!- ¿No me digáis que no es un pensamiento complejo para una niña de 10 años?

Hoy pienso todo lo contrario. Ojalá alguien se esté aburriendo mucho para que mi última semana de vacaciones pase súper lenta... Es una pena que el tiempo, tanto para el que se divierte mucho como para el que se aburre, corra a la misma velocidad.

3 comentarios:

  1. Siento romper el hechizo de tu mundo interior pero parece que el Happy Meal y su célebre hambuerguesa sencilla es lo peor...

    http://blogs.elpais.com/el-comidista/2010/09/happy-meal-incorrupto-mcdonalds-hamburguesa.html#more

    Me parece muy dulce tu interpretación del paso del tiempo. La compro, o mejor, te la cambio en trueque por algo que quieras tú.

    ResponderEliminar
  2. Te lo cambio por la decisión de mantener la mala leche fuera de tu vida;)

    Habría dicho la falda de tul morada del disfraz de tu pequeña, pero no quiero parecer tan materialista, jeje.

    ResponderEliminar
  3. "Uno crece sin darse cuenta; un día estás en pañales y al día siguiente ya te has ido de casa, pero los recuerdos de la niñez permanecen contigo durante mucho tiempo. Recuerdo un lugar, una ciudad, una casa como tantas otras casas, con un patio como tantos otros, en una calle como tantas otras,…; y lo curioso es que, a pesar de los años, sigo mirando atrás y me maravillo". K.Arnold.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?