martes, 21 de septiembre de 2010

Caótico ir y venir

Ya empieza otra vez el ritmo frenético. Venimos, vamos, estudiamos, trabajamos... y desde todas partes nos llegan exigencias de rendimiento. Hacer bien tu trabajo, atender en clase, estudiar en casa... y de todos los demás recibimos las quejas por este caótico devenir de actividad.

No somos los únicos, nunca lo somos. Pero ¿vivimos para trabajar o trabajamos para vivir? La eterna pregunta...

A veces podemos tener la sensación de que ocupamos la mayor parte de nuestro tiempo en cosas que no nos producen felicidad, pero ¿qué remedio nos queda? parece que ninguno... quizá la cuestión sea que hay que aceptar lo que nos viene. Total, yo oigo a mucha gente decir -¡Hay que dar gracias por tener trabajo en estos tiempos!-. Ya, ya, si lo sé... pero eso no quita que a veces estemos hasta las narices de tanto ir, venir, volver y volver a ir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?