jueves, 16 de septiembre de 2010

Menos embarazos no deseados

Ayer, entre los titulares de algunos medios de comunicación, aparecía la noticia de que los abortos en España habían disminuído por primera vez en 25 años. Nuestra ministra de sanidad, Trinidad Jiménez, se siente satisfecha con este hecho, puesto que una de las causas de las que deriva es la aprobación de la píldora del día siguiente.

Ha sido éste un tema no poco polémico. Me parece una medida positiva, a pesar de que en un primer momento tuve mis dudas. Pero el caso es que no deja de darme rabia esta actitud. La sociedad (no en general, lo sé) se alegra de la disminución del porcentaje de mujeres que deciden interrumpir su embarazo puesto a que ahora podemos acceder más fácilmente a una solución instantánea, pero si nos paramos a pensarlo, es un gran cinismo.

Me alegro, evidentemente, de que haya menos mujeres que tengan que pasar por eso. Sin embargo, me gustaría más, que en vez de sacar leyes para curar, las sacasen para prevenir. Que financiasen los métodos anticonceptivos para que una mujer no tenga que pagar 15 euros cada mes por la píldora diaria o 12 por una caja de preservativos. Para que esos anticonceptivos fuesen accesibles para todas las mujeres independientemente de la edad, los ingresos o la clase social. Está muy bien cortar el hierbajo, pero mucho mejor sería arrancarlo desde la raíz.

¡Y qué decir de la educación sexual! Saber ponerle un preservativo a un plátano (y digo plátano literalmente) no aporta la solución. No se trata de aprender la técnica, eso es fácil. Se trata de que el sexo deje de ser un tema tabú para que, desde la infancia, sepamos los riesgos que tiene y lo que siempre debemos evitar. Igual que sabemos que tenemos que ponernos el cinturón de seguridad en el coche o que tenemos que abrigarnos para no coger la gripe.

Educación señores, y menos cinismo. Dejemos de escandalizarnos al oír "sexo", por favor.

1 comentario:

  1. Efectivamente, el descenso de embarazos se debe al aumento del consumo de la píldora del día después. Este es el remedio menos malo. Pan para hoy, hambre para mañana.
    De acuerdo contigo: más información sexual y menos cinismo.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?