lunes, 4 de octubre de 2010

De camino a...

Por mucho que corras hacia la parada, si el autobús no viene, no vas a llegar antes al destino. Lo mismo pasa en la vida: Por mucho que tú quieras que pase algo, si no es el momento, no va a pasar.

Muchas veces me veo a mí misma, impaciente, pensando en cómo querría que fuesen las cosas en este momento, en las ganas que tengo de que pase tal o cual, tanto en la vida personal como en la profesional. Pero por mucho que yo quiera que pasen esas cosas, aunque mis deseos sean de lo más profundo, no debe ser el momento, no tengo los recursos ni los conocimientos que me permitirán llegar a mis metas. No me queda otra opción que esperar y, por el camino, poner mi máximo empeño para que, si no puedo adelantarlo, al menos mis deseos no se atrasen. Empeño, esa es la clave que, junto a la paciencia y el aguante, nos puede llevar al éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?