viernes, 14 de enero de 2011

Dos besos

Hay ocasiones en las que uno se para a pensar sobre las costumbres y le da la risa por lo absurdo o estúpido que es en el fondo ese 'gesto común'. Lo hacemos de forma casi inconsciente, por pura rutina, por mera repetición social y, puesto que vivimos los días sin casi pararnos a analizar desde una perspectiva crítica todo lo que nos rodea, seguimos haciéndolo y enseñando a los que vienen detrás a repetirlo.

Hablo de la tan española costumbre de dar dos besos ¿Qué es un beso? Un gesto de cariño, de amistad o de amor ¿no es así? Y, sin embargo, vamos regalando por ahí besos sin sentido, vacíos de sentimiento y significado. A veces incluso, de forma muy acertada, podríamos llamarlos 'golpes de la cara por cortesía'. Si contásemos todos los besos que hemos dado en nuestra vida adulta, podríamos llegar a la conclusión (sobretodo los menos amorosos) de que hemos repartido más besos entre gente ajena/desconocida/sin-interés que entre la gente a la que queremos. Ni te cuento ya en las culturas que dan tres besos.

Pues bien, me he cansado. Ya no quiero repartir besos vacíos (aunque a veces no hay más remedio). A partir de ahora, daré un solo beso y la mano cuando la ocasión lo requiera (como en la mayoría de los países del mundo). Muchos no-españoles 'flipan' con esta costumbre (me di cuenta en Londres en navidad). 

Como apreciación os diré que los niños, esos seres inocentes que aún no han sido corrompidos por la sociedad y la cultura, que aún viven sin prejuicios (los que tienen suerte), que son materia bruta, sin limar... dan un sólo beso, un beso cargado de significado y sentimiento... ¿En qué momento de nuestras vidas perdimos esa pureza, esa honestidad?

Contad besos y analizad el significado.

Un beso ;-)

3 comentarios:

  1. Es verdad. Yo misma me he pasado mi vida adulta dando besos a gente que me presentan, o gente que ni me va ni me viene y sin embargo a mi madre solo le he dado dos besos el día de su cumpleaños. Es curioso. Gracias por dar el golpe de atención Dora.

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente, siempre me pareció que el beso, por lo que comentas, dejó de tener el sentido de cariño que antes tenía. Ahora se vende demasiado barato.

    Por este motivo, cuando saludo a alguien con dos besos, si realmente significan que le tengo cariño, procuro acompañarlo de algo más (una mano en el hombro, un mini apretón en el brazo,...).

    Lo malo es que, lógicamente, hay gente que parece mirarte como raro cuando le haces eso.

    Pero, claro, no le vas a decir: "esto lo hago porque te aprecio más que algunos otros que te dan dos besos". En fin, creo que en ocasiones reflexiono demasiado sobre lo que hago.

    Un beso con apretón en el brazo para ti, Dora.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy el raro del grupo en ese aspecto. Tiendo a evitar esos besos, o al menos a no incitarlos. Alguna ex novia de amigo me recriminó que no besaba, sino simplemente arrimaba la cara. Otra de ellas se quejaba de que no teníamos conciencia, porque a veces nos dejábamos una punzante barba de "tres días" que irritaba su piel al darnos esos dos besos. Según ella ningún tío debería llevar la barba corta. O larga o sin barba.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?