lunes, 10 de enero de 2011

Volvemos a empezar

Con todo el dolor, digo adiós a las vacaciones navideñas y hola al nuevo año. Desaparecen los adornos, se apagan las luces, vuelven los atascos de hora punta y el estrés postvacacional. Poco a poco (o no tan poco a poco) nos vamos incorporando de nuevo al ritmo cotidiano, con el recuerdo fresco aún de esas mañanas sin despertador, de esos días de descanso o de esos momentos en los que hemos disfrutado de aquello que nos apetecía hacer.

La entrada al año nuevo siempre llega cargada de nuevos propósitos que llenan los gimnasios, enriquecen a los dietistas y nos llenan de ánimo por dentro con objetivos para ser más felices. Algunos permanecen y se cumplen, otros no llegan ni a marzo.

Para mí, esta segunda 'vuelta al cole', lo único que tiene de bueno es que a medida que pasan los días, éstos son más largos, hace mejor tiempo y nos vamos acercando pasito a pasito a la mejor estación del año: el verano. Año tras año, pienso en septiembre que ya queda poco para navidad y en enero que queda poco para el verano. Hay que ser optimista y fijar la mirada en algo que nos ilusione, que haga que nuestro choque de nuevo con la vida real sea menos duro.

Y si no, siempre nos quedan las rebajas y disfrutar de las cosas que nos han traído los Reyes Magos o Papá Noel. Yo disfrutaré de mis dos nuevos pares de botas, mis dos pares de botines y mis dos pares de zapatos... ellos siempre nos dan felicidad :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?