miércoles, 24 de agosto de 2011

Want a friend? Come to London!

Para vivir en Londres tienes que cambiar el chip. Aquí las relaciones sociales van a otro ritmo, un paso más allá. Y es así. O te acostumbras o te acostumbras (o mueres, tú verás). Puedes ir caminando por la calle y de repente un Bob Marley, pero vivo (aunque cuesta creerlo por su aspecto), te sonríe, te sigue y en el momento menos pensado te lo encuentras detrás: -Hi! What´s your name Lady? I´m Bob Marley, nice to meet you! I´m from Jamaica, you know? Bla, bla, bla-. Y tú, que en España no acostumbras a parar el tráfico de peatones, te quedas con cara de 'eing?'. Pero el susodicho prosigue con su discurso de forma natural, sin pensar siquiera que a ti pueda llegar a incomodarte esa actitud. Y es más, no sólo es que se pare a hablar unos segundos contigo, es que te cuenta su vida, te apunta su teléfono y te invita a ponerte en contacto con su familia si en algún momento vas a Jamaica (obviously, con quien quieras). O te dan su teléfono para que llames si alguna vez vas a Tailandia. O te piden que les agregues a Facebook por si te apetece salir a tomar algo una tarde (porque aquí la gente se desmelena a partir de las 18.00)...

No se trata de sucesos aislados. Y a mí que de pequeñita me decían -No hables con desconocidos-, estas situaciones me descolocan. Hasta el punto de que el domingo un chico nos llegó a decir (en inglés): -Tranquilas, que no pretendo robaros el bolso-... ¡Toma ya! -No si en eso ya tengo experiencia, temo que me hagas oler un perfume que me haga desmayarme y luego abuses de mí, que lo he leído en un email en cadena español-. Y creedme si os digo que esto no es algo que me haya ocurrido a mí de forma eventual, no, no. Es que, por lo visto, es muy común. Por ejemplo: tú vas en el metro y si escuchas a alguien hablando en español te pones a hablar y quedas 'de buen rollo' para tomar cervezas o para salir con los amigos ingleses del recién estrenado amigo español. He de aclarar que es imposible que hables con todos los españoles, porque hay tantos que no existen días en el calendario para atenderlos a todos/todas.

Y lo más desconcertante es que el objetivo de estos acercamientos no es ligar (me han dicho). O no siempre, obviamente. El otro día estaba desayunando con mi 'recién estrenado amigo español' (¿qué pensabais? Integrarse o morir) y me decía que aquí la gente es súper sociable (SÚPER) y que muchas veces no pretenden 'tirarte la caña', sólo conocer gente nueva. Algo comprensible si piensas en que gran parte de la población que vive aquí viene de fuera y no conoce a nadie. Eso sí, como quieran ligar van a por todas... imposible frenarles.

He de puntualizar en que en todo esto de 'socializar' excluimos a los italianos, porque si hay algo que me queda claro después de un mes aquí, es que los tópicos sobre los hombres del país con forma de bota son ciertos. Es increíble el grado de 'acoso y derribo' al que llegan los amigos... algo inaudito. Tanto que hasta ahora tenía muchas ganas de vivir en Italia y se me han quitado. Para hablar de esto necesitamos otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas?