sábado, 31 de diciembre de 2011

Balance anual

Último post del año 2011. Quedan dos horas para que corramos a decir ''Feliz Año Nuevo'' a *to quisqui. Y para que os voy a engañar, a pesar de no mostrarme sentimental muy a menudo, reconozco que el momento que sigue al alivio de no haber muerto atragantada por una uva, cuando te abrazas con tu familia, me emociona mucho. Siempre pienso: 'este año será un buen año'.

Por supuesto, no puede faltar mi balance personal de este 2011. Balance que habrá hecho la mayoría en estos últimos días del año. Hace justo 365 días me puse mis bragas rojas (odio la palabra 'braga'), me comí las 12 uvas, di el primer paso con el pie derecho y pedí un deseo en mi interior: Que el año 2011 fuese, como mínimo, igual de bueno que 2010. Lo cierto es que poco después pensé que el deseo no se había cumplido ¡Y sólo acababa de empezar el año! Me equivocaba. Hay que tener paciencia y dejar que las cosas vayan mostrándose poco a poco, no hay que correr. El que pintaba como el peor año de mi vida, se convirtió en muy poco tiempo en unos de los mejores. Y, modestias a parte, el año en el que más orgullosa me he sentido de mí misma. Me he caído, y ha sido una caída dura, con su tiempo correspondiente de convalecencia, pero me he levantado con una luz y una fuerza que no recuerdo haber tenido jamás. Puede que muchas me entendáis, puede que otros muchos no, pero ojalá pudiese decirle a todo el mundo que por muy dura que sea la caída, no hay alzamiento imposible.

Lo más importante que he descubierto en este 2011 es lo mucho que uno puede disfrutar de sí mismo. De verdad, no sé como explicarlo, pero creo que cuando te sientes así es que realmente estás haciendo bien las cosas. Pero lo máaaaas importante que he aprendido (y sin darme cuenta) es a ser una persona muy positiva y muy alegre (más alegre, incluso, de lo que ya era antes).

Por eso, como soy una persona positiva, esta noche me he vuelto a poner mi conjunto rojo de ropa interior (sexy, sexy, para empezar el año como debe seguir), comeré las uvas (no puedo prometer no atragantarme) y volveré  a pedir un deseo. Y este año iré más allá: que el año 2012 sea muchísimo mejor que el que cerramos. Aún así, si no se cumpliese mi deseo (porque os lo he contado a vosotros, claro), tampoco os lo iba a decir... ¡es broma! si no se cumpliese no pasaría nada, porque yo, como todas vosotras (veeeeenga, y vosotros) puedo levantarme una y mil veces más. Y ya sólo por esa seguridad que tengo en mí, estoy convencida de que éste será un gran año. Por eso os deseo a todas y a todos:

¡¡¡FELIZ AÑO 2012!!!

(Y por favor, poneos vuestra mejor ropa interior roja. Ya no sólo por la suerte, sino porque no sabéis que 'suerte' os deparará la noche pillinas...).

4 comentarios:

  1. Dora decirte que me encanta tu blog la forma en la que redactas y te expresas merece la pena leer casi todas tus entradas te comento aqui por que es la ultima entrada sigue asi y llegaras lejos

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias. Por comentarios así merece la pena seguir esforzándose al máximo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Positividad para iniciar el 2012. Éxitos en el Concurso 20blogs.

    Te invito a que visites mi blog en la sección de cine
    http://cineparausarelcerebro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Lle go pelín tarde, pero es igual.
    FELIZ 2012 a todos. La Felicidad es el camino. No es el destino.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?