sábado, 3 de diciembre de 2011

Corto, pero intenso

Un polvo debe ser corto, pero intenso. Así de simple. Hay que acabar con el mito del Hombre Duracell, que dura y dura y dura... (y ya que nos ponemos, erradicar la especie del que se mueve en la cama como el conejito de Duracell*).

Pongamos un ejemplo de cuándo es demasiado: Te encuentras en pleno acto y reparas en que estás pensando qué vas a cenar cuando llegues a casa y repasando mentalmente qué tienes en la nevera y qué no. Eso es demasiado (o que el tío fo... de pena). Es realmente humillante,  es como esos casos que he oído de personas que se quedan dormidas en medio de un polvo (WTF!!! ¿¿¿Perdona???). Esto NO-PUEDE-OCURRIR.

Según 'The Journal of Sexual Medicin' la duración que una mujer considera ideal para el acto sexual está entre 7 y 13 minutos. Ahora es cuando he de decir que claro, cada persona es un mundo... No es lo mismo que llegues al orgasmo en un minuto y que en trece minutos tengas dos o tres, que que te cueste llegar a tenerlo. Yo (YO) diría que 10-15 minutos es tiempo más que de sobra, y luego ¡A repetir! Como las natillas, si te quedan ganas.

Pero es que no sé de dónde viene esa idea de que un tío tiene que aguantar meneando la cadera una hora seguida para ser un 'crack'... ¡Que esto no es un partido de tenis contra Nadal! Ahora, si son horas discontinuas... Eso ya es otro cantar. A la mayoría de las mujeres no nos gustan los hombres que tardan en correrse lo mismo que nosotras en arreglarnos.

Por favor, cortos, pero intensos. Peeeeeeero... ¡Un momento! Cortos no es un minuto o dos... Eso, según esta misma revista, es considerado poco o nada deseable por las mujeres encuestadas (¿¿¿¿¿poco o nada deseable????? Eso es un chiste).

*P.D.: El próximo miércoles hablaremos del Hombre Conejito... No cambiéis de canal.

4 comentarios:

  1. excelente, estoy totalmente de acuerdo contigo....

    ey, realmente debo decir que te felicito, me gusta mucho tu espacio, por casualidad di con el, y me ha gustado lo que leo, excelente de verdad felicitaciones..!!

    ResponderEliminar
  2. Es difícil pronosticar cuánto va a durar un polvo. No es tan fácil controlar la situación. En cualquier caso, es un tema de actitud. Por ejemplo, yo tardo mucho, y a veces puede resultar pesado tanto rato, pero no me importa dejarlo estar si ella ya tiene suficiente y seguir en otro momento. El problema es que a veces la mujer se siente frustrada en esta situación, porque piensa que no te lo has pasado bien.

    ResponderEliminar
  3. Un clásico del egocentrismo: si no te corres tú, él folla de pena. Si no se corre él, es culpa suya por ser un tardón. Moraleja, él es responsable de tus orgasmos y de los suyos propios. Qué cómodo resulta luego quejarse.

    Tal vez va siendo hora de que nos planteemos que, si un hombre no se corre en una eternidad, posibles problemas aparte, tal vez sea la pericia de ella la que no está a la altura...

    PD: Yo tardo lo mío y a unas cuantas les gusta. A otras no. Lo que te gusta a ti no es norma.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?