jueves, 15 de diciembre de 2011

Una fantasía: Nueve semanas y media


Nueve semanas y media (1986), un clásico del cine erótico y una de mis películas favoritas por excelencia ¿Os sorprende? ¿No? Ya decía yo... ¿¿¿¿Que no la habéis visto???? Pues corred a alquilarla (que no digo descargarla en Ares o verla en Pelis Yonkis, donde os confirmo que está, porque eso, mentes de picaresca, está fuera de la ley).

Recuerdo que la primera vez que la vi, con 18 años, estaba caliente perdida cruzando los dedos para encontrarme a un Mickey Rourke a lo largo de mi vida, porque ¿cómo está en esta película? Decídmelo vosotras... (no le busquéis en la actualidad porque os cortará el rollo sucio en 0,1 segundos) ¿O es sólo el papel que hace? Un tipo duro y misterioso del que desconfiar... y que te pega un revolcón que te deja servida para un año. Vi la peli tres veces en una semana, una de ellas con mis amigas porque no podía quedarme esta obra de arte para mí sola. Imaginaos el panorama (y el peligro): seis jóvenes post-adolescentes, con la sexualidad a flor de piel, echando humo por cada poro del cuerpo.

Aún así, si lo piensas bien, puede que funcione como fantasía, pero en la realidad... no sé, no sé. Te encuentras a un tío sexy en un mercado que, sospechosamente y sin haber cruzado palabra, te regala el pañuelo que tú finalmente no te has comprado por parecerte demasiado caro (o sea, te estaba espiando). Y te vas a su casa, con los tiempos que corren. Ufff, no sé ¿eh? Creo que eso sólo lo haría alguna chiflada (¿cómo yo? ¿En seeeerio? Nooooo ¡qué va!).

Pero a lo que voy. Sin duda, esta escena está muy arriba en el ranking de mis fantasías predilectas. A lo mejor os preguntáis por qué (o a lo mejor no), pero el momento está cargado de erotismo (tantas cosas entrando y saliendo por la boca... ¡no me digáis que no dan juego, vamos!). Por supuesto, todo tiene un contexto. Son las típicas situaciones que dan mucho morbo con una persona nueva, pero que si te pones a imaginarlas con tu novio de toda la vida, pues lo mismo te entra la risa floja viéndote tirada en el suelo de tu cocina en albornoz mientras te viertes encima la leche... así como que pierde toda la sensualidad.

Por eso pensadlo mejor con un desconocido que sea muy, muy, muy, sexy (Johnny Depp vale, sí. No, no, el de Crepúsculo no vale. Ahhhh, el Hombre Lobo sí, claro) ¿Así mejor, eh?

4 comentarios:

  1. Que estraño me parecio que en tu perfil no figura tu musica preferida. michel houellebeque, milan kundera, ewan morrison,y leer el amante del lady chaterlly(leerla en version orginal). ya tenemos de que hablar mientras intentamos ambientar con que bandas sonoras ponerlas.

    ResponderEliminar
  2. Tengo un importante conflicto moral con mi música preferida... Aunque he de decir que mis gustos son muy diversos y variopintos.

    Por supuesto, me apunto el libro, me encanta la novela subidita de tono y ésta tiene muy muy buena pinta. Uno de los autores que me has dicho también me llama bastante la atención (Milan Kundera) ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. A veces hay que arriesgarse...
    Los mayores siempre dicen que cuando miran hacia atrás se arrepienten más de lo que NO hicieron que de lo que SÍ hicieron aunque se equivocaran.Creo que es uno de las mejores consejos que me han dado en la vida.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda tb es una de mis películas favoritas!!!!! Buff q pareja!!!! Q morbo....... M encanta su director Adrián Lyne!!!! Todas sus películas son increíbles!!! Lolita, flashdance, infiel.....de gran contenido erótico.....

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?