martes, 28 de febrero de 2012

Shame


El domingo fui a ver Shame con una amiga. Había oído muchas opiniones sobre la película y tenía ganas de formar la mía propia. Pensaba que al tratar un tema sexual desde una perspectiva tan arriesgada y poco convencional causaría el shock de la mayoría, y por ese 'riesgo', entre otras causas, sería considerada carne de festival y premios. Pero me decepcionó (y eso que iba muy motivada). Michael Fassbender hace un papel impresionante, es innegable, y la historia está representada con maestría, es capaz de transmitir el malestar, la agonía y desesperación de los personajes, el sentimiento. Pero aún así, a mí no me ha calado del todo. Su visión del sexo desde un punto de vista patológico (sea o no justificado), no me termina de convencer. Sin embargo, creo que está adelantada a su tiempo. La sociedad aún mira con demasiado recato todo aquello relacionado con el sexo 'libre', por lo que hace falta un poco más de sexo en las pantallas, de sexo sano, antes de poder pararse a entender los conflictos. Pero precisamente por estar adelantada a su tiempo, supone un boom y está siendo tan aplaudida.

[Spoilers]
Cualquier cineasta intelectual, al que, como bien diría una persona a la que quiero mucho, me imagino con zapatos Camper, jersey de cuello cisne, pelo semi-largo alborotado y gafas de pasta negras (muy del tipo de personaje de Woody Allen), en un Starbucks sentado con su MacBook, nos diría que es un film arriesgado y potente (porque él diría film, nunca película). Con una temática que aborda posibles problemas en la infancia que se transforman en la madurez del personaje en la imposibilidad de mantener relaciones sexuales corrientes. Aunque no de forma explícita, se entreve una relación tormentosa entre ambos hermanos, producto quizás de esos problemas con los que cargan que no se esclarecen.

Mi versión real, lejos de ser la crítica de una cineasta experimentada (sorry), pero sí de una persona con ciertas inquietudes intelectuales, sería más o menos, en lenguaje de a pie, la siguiente: El protagonista es un hombre plagado de inseguridades y problemas psicológicos (seguramente, relacionados con un pasado complejo del que no se sabe nada porque no es el tema) que le llevan a buscar sexo compulsivamente (hasta debajo de las piedras), pero que sólo puede mantenerlo masturbándose como si no hubiese un mañana (de ahí que tenga esos brazos cachas, claro), follándose a putas y practicando cibersexo, pero que no se empalma cuando quiere acostarse con una mujer normal. Ese sería el resumen B de la película (porque yo digo 'película', no 'film').

Desde luego, independientemente de que el tema guste más o menos, lo que no puedo negar es que Steve McQueen  lleva a cabo un magnífico trabajo de dirección, digno de Oscar.

Para gustos, los colores. Pero si la habéis visto ¿Qué opináis?

martes, 14 de febrero de 2012

¡Feliz día Sex Valentín!


¿Odias San Valentín o te encanta? ¿O quizás te es indiferente? Si eres de la segunda opción, seguro que te gustan los regalos y, ya que te pones, si regalas algo que sea original ¿Qué querría yo que me regalasen o qué me gustaría a mí regalar? Nada de flores y bombones, demasiado típico ("los clásicos" pueden tener su gracia si les damos una vuelta de tuerca más ¿no? ¡Cómete el coco!). Aún así, me convence más la versión picante de San Valentín (¡Cómo no!). Se me ocurren ideas para todos los bolsillos. Si os gusta alguna, la apuntáis y para el año que viene.

Soy una mujer con muchas fantasías. Tantas que un día voy a explotar cual olla express por los niveles de excitación que alcanzo con mis pensamientos impuros. Lo que me da una idea: Regala una fantasía ¿Qué es lo que más te gustaría experimentar? ¿Qué escena de película es tu favorita? ¿Qué es lo que más cachonda te pone? Haz una lista con tus delirios más íntimos, entrégasela a tu chico-a/amigo-a/rollitodeprimavera y que elija. No te cortes ni un pelo.
NOTA: ¿Crees que entrará en el juego? Cabe la opción de que crea que eres una pervertida que derrocha imaginación (bien, bien) ¿Lo eres y él no? Pues busca a tu pervertido particular, pasa de los sosos.



Otra opción es preparar una sesión de sexo algo más elaborada. Unas velas perfumadas, una venda para los ojos y una cuerda o lazo para atar las manos... aceites y cremas aromáticas (¿sabes que los hay con feromonas para aumentar el deseo?), instrumentos para acariciar (¿o eres más de azotar?), hielos, etc. Un baño/ducha rodeado de velas donde tú no puedas lavarte, sólo tu acompañante podrá hacerlo. Una cena en la que tengas las manos atadas y haya que darte de comer... ¡Es sencillo! ¿no?
NOTA: ¿por qué no disfrutar de un buen ambiente en solitario? Una película de Erika Lust (directora de cine porno para mujeres), un libro erótico, música de Ella Fitzgerald, una copa de vino blanco... Puro romanticismo para ti misma.


¿Usas juguetes sexuales? ¿Sí? Prueba uno diferente, deja que te recomienden en una erotic boutique. ¿No? Pues ahí tienes un regalo. Los vibradores teledirigidos pueden dar mucho juego en pareja. La lista de opciones es infinita, basta con que te acerques a una tienda erótica y dejes volar tu hambre sexual.


Hace poco descubrí la marca de mobiliario sexual Margarita Bonita. Es increíble. Muebles modernos, minimalistas, con función "oculta". Puedes tenerlos en el salón y tu abuela no se escandalizará. Me he enamorado del 'Neotantra sofa', aunque las 'Love pillows' no se quedan atrás y cuestan diez veces menos.
Queridos Reyes Magos: Ya sabéis qué quiero para las próximas Navidades.

Siguiendo esta línea, puedes regalar una noche en una 'Suite Margarita Bonita', una buena forma de disfrutar del mobiliario sin tener que sangrar tu cuenta bancaria. De momento sólo hay un hotel disponible (Girona), pero apuntadlo, porque fijo que no será el único (*reedito en 2013: Ya hay más de una).

Bien sabéis mi afán por la ropa interior. La lencería es un fetiche para mí, me excita. Por eso es un regalo perfecto. No es necesario dejarse medio sueldo en un conjunto de marcas como Agent Provocateur (abre a finales de este mes en Madrid - *reedito en 2013: Ya está abierta, en la calle Claudio Coello). También puedes ir a Intimissimi o a H&M, donde encontrarás diseños geniales. En Londres descubrí Ann Summers y me encantó (sus diseños son súper eróticos), pero por desgracia sólo conozco tiendas en Reino Unido.

Un masaje casero con cremas y aceites es otra opción económica. Eso sí, no hagas como me hicieron a mí una vez, que lo que pretendía ser un masaje sensual terminó convirtiéndose en una paliza terapéutica. Sí, muy reconfortante, pero no es esa la idea. Eso mejor para otro momento. Lo más acorde con la situación es dar un masaje que encienda la mecha de la pasión.

Podría eternizarme pidiendo por esta boquita que mis padres me dieron (¡si ellos supieran!). Todas estas ideas sirven tanto para un roto como para un descosido, es decir, dejando a un lado el refranero español, son regalos bienvenidos en cualquier momento. San Valentín sólo es una excusa. ¡Ah! Y si no tienes con quién disfrutar del día de Sex Valentín, pero te gustaría tenerlo ¡no te olvides de ti! ¡Eres tu mejor compañía!


*Reedito 14/02/2012: 
Me acabo de comprar estos instrumentos en una tienda erótica y me han regalado una flor  ¿Veis como celebrar San Valentín con autorregalos tiene sus sorpresas?


miércoles, 8 de febrero de 2012

Lo irresistible en un hombre

Llevo muchos años apuntando mentalmente qué cosas hacen irresistible a un hombre, qué nos gusta más a las mujeres y qué menos. Obviamente, no podía escribir este post contando sólo con mi opinión (aunque tendría mucho que decir, os lo aseguro). Así que he echado mano a la tecnología y me he liado a mandar mensajes a amigas, familiares, compañeras, etc.: 'Help!!! ¿Qué cosas hacen irresistible a un hombre para ti?'

- Lo más irresistible: El olor. El buen olor obviamente, nada de gilipolleces de esas de 'olor a hombre' ¿A qué narices huele un hombre? Ahhhh te refieres a olor a rata muerta... ya, ya. Unas se conforman con olor a limpio, a jabón. Otras pierden las bragas por los perfumes masculinos (eso va por mí). Pero todas coinciden en querer hombres que huelan muy bien.

- Nos gustan los tipos duros. Es un tópico, lo sé y lo reconozco. Nada de osos amorosos. Hombres que te den un poco de caña (que no cabronazos que te arruinen la vida y en los que no puedas confiar ni para que te guarden el bolso), pero con un fondo romántico. Me viene a la cabeza la película '10 Razones para odiarte', una de mis favoritas en la adolescencia... ese tío me volvía loca perdida.

- Un coco amueblado. A mí, por ejemplo me pone ver a un hombre que me guste físicamente leyendo (y se entiende que no es leyendo el Marca). La FNAC puede convertirse en un observatorio de pájaros, es como darse un paseo por el mercado cuando tienes hambre (os recomiendo que echéis un vistazo). Nos pierden los hombres que saben mantener una conversación interesante (bueno, a las que saben mantenerla también, claro), hombres que te enseñen algo. Otra cosa que me gusta es que un tío me corrija (en el plano académico y nunca en plan listillo). Al principio me pico, claro, pero si es una 'correcta corrección', le valoro más (porque yo soy perfecta y no me equivoco nuuuunca... jaja).

- Nos gustan las miradas sucias, los hombres que nos sepan mirar con deseo. Una mirada que diga 'te follaría aquí mismo porque me encantas', y que transmita que nada le impide hacerlo (de hecho, se está conteniendo). Es decir, nos gusta la iniciativa y la seguridad (partiendo de la base de que el tío nos guste. Si no, como mires demasiado y no seas correspondido lo mismo te llevas un bufido). Síiiiiiiiii, lo séeeee, las mujeres también debemos tener iniciativa, pero ahora estamos hablando de hombres.

- Una sonrisa bonita tiene un alto porcentaje del cortejo ganado. Que un hombre te sonría y sea como 'cuñao' (que, por cierto, murió la semana pasada...) no mola nada. El ejemplo es exageradísimo, pero sois muy listos, sabéis a qué me refiero. Sonrisas como la de David Meca, que te iluminen el pasillo por la noche.

- Nos encantan los chicos graciosos, pero nunca los graciosillos. Los graciosillos que se hagan pajas.

- Que tengan estilo. Nadie dice que tenga que ser Marc Jacobs, pero al menos que tenga buen gusto para vestir, sea su estilo el que sea. Que no te dé vergüenza salir con él a la calle es importante... (es broma).

- Vamos con el físico. Los brazos fuertes son la cualidad más repetida. Brazos que puedan subirte, bajarte, forzarte (siempre consentido)... Donde estén unos buenos brazos, con unos buenos hombros... pero no cachas (los cachitas no gustan a las mujeres, en general). Fuertes, fibrados, definidos...

- Unas manos grandes y esbeltas, y unos pies bonitos. Esto me lo han dicho un par de mujeres y me sumo. Me encantan las manos masculinas, manos aptas para tocarte bien: Bien, bien, no te dejes nada. Gracias.

- La barba de un par de días. De verdad que hay hombres a los que les queda de miedo. No a todas las mujeres les gusta, algunas prefieren la suavidad de las caras recién afeitadas con olor a aftershave, pero a muchas sí. Y no a todos los hombres les queda bien, esa es otra, pero ¡ayyyy! a los que les queda bien... uffff.

La lista podría alargarse y alargarse ¡Hay tantas cosas que nos gustan! (Y tanta que no y que escribiré en otro post). Y para terminar, tengo que compartir lo que más gracia me hizo de todo lo que me dijeron: 'Me gusta que nunca lleguen a tener la suficiente confianza como para tirarse pedos o eructar' ¡Qué gran acierto! No pude parar de reírme en un buen rato... y es que a veces pienso ¿qué coño le puede pasar por la cabeza a un hombre para llegar a este punto? Libido cero (o menos 10).

P.D.: En el próximo episodio... ¡Especial San Valentín! Pero un San Valentín diferente... ¿Os gusta este día? ¿Lo celebráis? ¿Lo odiáis, quizás? ¿Preferís no salir de casa con tanto corazón en cada esquina?