martes, 28 de febrero de 2012

Shame


El domingo fui a ver Shame con una amiga. Había oído muchas opiniones sobre la película y tenía ganas de formar la mía propia. Pensaba que al tratar un tema sexual desde una perspectiva tan arriesgada y poco convencional causaría el shock de la mayoría, y por ese 'riesgo', entre otras causas, sería considerada carne de festival y premios. Pero me decepcionó (y eso que iba muy motivada). Michael Fassbender hace un papel impresionante, es innegable, y la historia está representada con maestría, es capaz de transmitir el malestar, la agonía y desesperación de los personajes, el sentimiento. Pero aún así, a mí no me ha calado del todo. Su visión del sexo desde un punto de vista patológico (sea o no justificado), no me termina de convencer. Sin embargo, creo que está adelantada a su tiempo. La sociedad aún mira con demasiado recato todo aquello relacionado con el sexo 'libre', por lo que hace falta un poco más de sexo en las pantallas, de sexo sano, antes de poder pararse a entender los conflictos. Pero precisamente por estar adelantada a su tiempo, supone un boom y está siendo tan aplaudida.

[Spoilers]
Cualquier cineasta intelectual, al que, como bien diría una persona a la que quiero mucho, me imagino con zapatos Camper, jersey de cuello cisne, pelo semi-largo alborotado y gafas de pasta negras (muy del tipo de personaje de Woody Allen), en un Starbucks sentado con su MacBook, nos diría que es un film arriesgado y potente (porque él diría film, nunca película). Con una temática que aborda posibles problemas en la infancia que se transforman en la madurez del personaje en la imposibilidad de mantener relaciones sexuales corrientes. Aunque no de forma explícita, se entreve una relación tormentosa entre ambos hermanos, producto quizás de esos problemas con los que cargan que no se esclarecen.

Mi versión real, lejos de ser la crítica de una cineasta experimentada (sorry), pero sí de una persona con ciertas inquietudes intelectuales, sería más o menos, en lenguaje de a pie, la siguiente: El protagonista es un hombre plagado de inseguridades y problemas psicológicos (seguramente, relacionados con un pasado complejo del que no se sabe nada porque no es el tema) que le llevan a buscar sexo compulsivamente (hasta debajo de las piedras), pero que sólo puede mantenerlo masturbándose como si no hubiese un mañana (de ahí que tenga esos brazos cachas, claro), follándose a putas y practicando cibersexo, pero que no se empalma cuando quiere acostarse con una mujer normal. Ese sería el resumen B de la película (porque yo digo 'película', no 'film').

Desde luego, independientemente de que el tema guste más o menos, lo que no puedo negar es que Steve McQueen  lleva a cabo un magnífico trabajo de dirección, digno de Oscar.

Para gustos, los colores. Pero si la habéis visto ¿Qué opináis?

4 comentarios:

  1. "La sociedad aún mira con demasiado recato todo aquello relacionado con el sexo libre".

    ¿Qué es el sexo libre?

    No sé en que mundo vives, pero sí que creo saber en que mundo te gustaría vivir, en uno represivo donde poder gritar algunos cánticos supuestamente liberalizadores. Hoy en día vivimos en una sociedad donde el sexo está presente a todas horas, en todos los formatos, para todos los gustos, una sociedad plagada de mil oportunidades, de sexo libre... Todo es posible. La sociedad ya no mira con recato el sexo, sólo algunos, de la misma manera que algunos no comen carne. El sexo no es tabú, lo siento. Hay que buscarse otras formas de provocar al personal más allá del "sexo libre", una redundancia hoy en día en el primer mundo.

    ResponderEliminar
  2. Sé bien en que mundo vivo, y ojalá fuese el que proclamas tú.

    Es posible que tengas la suerte de moverte en un círculo de total libertad y que no te plantees ni estudies lo que no está tan cerca. Pero amig@, este mundo no es libre con el sexo ni mucho menos. Reconocer eso sería darle el placer a muchos de abandonar una lucha por conseguir mentes más abiertas, como me alegra ver que es la tuya, y una mejor educación sexual . Por desgracia, no todos son como tú, y basta echar un vistazo general para darse cuenta.

    No creamos que porque nosotros y nuestro entorno tengan las miras abiertas eso es la norma. Yo he presenciado en innumerables ocasiones "risitas" con escenas de masturbación o sexo. Eso es no tener amplitud de miras, eso es seguir escandalizándose con algo que forma parte de nuestra naturaleza.

    También he leído comentarios como "no se debe follar sin estar casado" (un comentario en un blog de El País) o que "masturbarme me da vergüenza". No es mi entorno cercano, pero mi interés por el tema y mi labor como periodista me empujan a abrir bien los ojos para verlo todo.

    Y repito, ojalá todo el mundo tuviese tu visión, sería una gran señal. Ver el sexo como algo libre es una opción que muchos tomamos (de manera inconsciente), pero todavía hay muchos más que ni siquiera tienen esa opción, porque no han tenido la suerte de ser educados con libertad o el camino que han seguido se lo ha impedido.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dora! Muchísimo tiempo sin pasarme por aquí :-)

    Yo también la he visto y tampoco me terminado de convencer, aunque tal vez por motivos diferentes a los tuyos. Sí creí necesario poner algún contexto, algún porqué al tormento de los dos hermanos. Están muy bien las películas que no te lo dan todo mascado y permiten al espectador poner algo de su parte, pero en ésta el espectador no tiene que suponer sino directamente inventar un pasado traumático. Por eso no me llegó la canción "New York, New York", ni las lágrimas de Fassbender al escucharla.

    Se dice que es una película que habla de cómo la sociedad se deshumaniza a medida que se hiperconecta. Lo veo un tema demasiado manido como para que a estas alturas la gente se ponga a caerse de los caballos en plena sala de cine.

    En fin, para mi gusto algo fallida. Pero le ha gustado a tanta gente que entiendo que he debido perderme algo.

    Un abrazo (a ver si quedamos un día!)

    V.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo le alegra volver a saber de ti! Un buen apunte el tuyo sobre la escena de "New York, New York", lo cierto es que a mí tampoco me llegó lo que la "crítica" recibía como un sentimiento brutal... aún así, ¡qué decir! para gustos los colores... No todos sentimos lo mismo ante los mismos impulsos.

    Un besito V. Espero recibir noticias tuyas pronto.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?