jueves, 19 de abril de 2012

¿Cómo se lo montan tus vecinos?


¿Alguna vez habéis escuchado a vuestro/a vecino/a gimiendo de placer? ¿Alguna vez habéis sentido un odio profundo (pura envidia) mientras a vuestro/a vecino/a se le ponían los ojitos en blanco, podemos suponer, del pedazo de polvo loco que estaba echando? 

Tengo una vecina que folla que da gusto. Y además, suele coincidir que siempre se oyen sus gemidos los sábados (a lo mejor es que el resto de días de la semana no me pilla en casa porque estoy yo, con un poco de suerte, haciendo lo mismo que ella los sábados... quién sabe). Tiene entre 50 y 60 años, se conserva muy bien y desprende cierto aire de femme fatale. A mí me recuerda un poco a Samantha, mi queridísimo personaje de Sexo en Nueva York. Ya querrían muchas de 20 y de 30 tener su fuerza sexual... ¡Vaya tigresa! Y la descubrí porque, cada vez que estaba "de faena", mi hermana me llamaba, con los ojos hechos chiribitas, porque gritaban y hablaban tan alto que parecía que estaban en su habitación. No miento. Sólo nos falta hacernos unas palomitas, porque nos sentamos y comentamos los detalles de la jugada cual cronista de eventos deportivos (de goles va la cosa).

Después tengo otro vecino, éste en la veintena, que también corre el riesgo de romper copas de cristal cada vez que se lo monta con su novia. Luego ves a la parejita y jamás dirías que podrían alcanzar esos niveles pasionales, son tan formalitos y tan monos... aunque realmente, a la que más se oye es a ella, que debe ser una amazona salvaje en sus artes amatorias. Pongamos que mi vecino se llama, por ejemplo, Luis (no desvelaré su identidad): -¡Ay, Luis! ¡Luis! ¡LUIIIIIIIIIIIIIIIIIIIS! ¡Síiiiii! ¡Para, para, paaaaaara! ¡Noooo! ¡Sigue! ¡Aaaaaahhh! ¡Aaaaaaaaaaaaaaaahhh!- ¡Pero qué bárbaro! ¡Qué bien se lo montan!

Y claro, podéis imaginar que mientras lo estás escuchando, te estás "comiendo los mocos", como se dice vulgarmente, porque si estuvieses como ellos, no les oirías ¡Qué tortura, dios mío! (bueno, tú dios tápate los oídos, que esto en el cielo no está permitido...).

23 comentarios:

  1. Qué buena la entrada!!!

    Yo a los vecinos no los he oído mucho. Recuerdo que a veces oía a mis padres y casi me daba un soponcio.

    Me imagino la escena comentando la jugada y me parto jajaja

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja os imagino con los ojos como platos!!!! Que bueno.
    Pues yo oigo muy de vez en cuando a los de arriba en plan salvaje, pero.... Y tu compañero y compañera de piso, pared (como el papel de fumar) con pared??? Eso si que es para morder la almohada (y no boca abajo) y mas sabiendo que tu compañera de piso esta como un queso, y es lesbiana y se lo esta montando con otra tan buena como ella.
    Divertida entrada
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me partooO!!
    Seguro que alguna vez te han oído a ti también o es que tu vas con el silenciador??

    Yo tenia una vecina a la que mi madre decía que la pegaban y que me da a mi que mas bien la azotaban!
    Eso si.. Luego las vecinas la fulminaban con la mirada cuando bajaba a la piscina, como sois las mujeres!

    Al final me da a mi que abría las ventanas de par en par solo para fastidiarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien cómo eran ESAS mujeres, si esa hubiese sido mi vecina yo la habría mirado con admiración... jaja

      Eliminar
  4. Jajajaja pues los mios son de lo más formalito, o silenciosos o tienen el dormitorio muy lejos, pq yo no los he escuchado jamás... otra cosa es q me escuchen a mí.. jaja De hecho, el otro dia, en plena faena sonó mi timbre (algo totalmente inusual pq casi nunca recibo visitas y si viene alguien q no espero suele llamar al telefonillo), yo me quedé cortada y el chico me dijo "da igual, tú sigue", así q el/la de la puerta sí q nos debió oir jajaja
    Besos!

    pd. Guapa, por qué no quitas eso del captcha????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es que la gente no sabe avisar antes de hacer una visita? O lo mismo era el cartero y a partir de ahora te visita más a menudo, jaja.

      Por más que leo tu "p.d." no sé qué me sugieres que quite!!! help!!

      Un beso.

      Eliminar
    2. Duda resuelta, no sabía ni que tenía esa opción activada... y mira que me estorba cuando quiero comentar yo en otros blogs!! Si me dices cómo, lo quito encantada :)

      Eliminar
    3. Dora, en la pestaña de Configuración, eliges la opción "comentarios" y allí está la opción si quieres mostrar la verificación de palabra.

      Gracias!!

      Eliminar
    4. ¡Hecho! Ahora ya no hay excusa, ¡tenéis que comentar más!

      Eliminar
  5. No me di cuenta de lo que gritaba hasta que fuí con un grupo de amigos de viaje. Pasamos la primera noche en un hotel y claro las vacaciones a mi pareja y a mi nos sientan muy muy bien, asi cuando entre en la habitación con mi pareja empezamos con el asunto y no terminamos hasta la mitad de la noche. Por la mañana cuando pasamos al comedor a desayunar todos los amigos se lanzaron a aplaudirnos.

    Carla
    www.lasbolaschinas.com

    ResponderEliminar
  6. Siiiiii...claro que conozco la sensacion!!! en la vecina no, pero en la habitacion de al lado en la residencia si, en la tienda de campaña de al lado tambien, en la habitacion de al lado del piso de estudiantes...tambien, y asi una larga lista de lugares y situaciones que bien podrian caber en tu entrada...aiinns, y yo a dos velas!!

    Pero cuando es al reves que soy yo quein disfruta, oye, ni me acuerdo de que nos oigan ( ni nos vean, ni ná)...jejejeje

    ResponderEliminar
  7. Ay, Dora, a mí no me molestan ni los gritos, ni los gemidos de la vecina, pero resulta que mi hija de 10 años y con trastorno de ansiedad generalizada, escuchó a la vecina y le entró una ansiedad horrible porque pensaba que estaban matando a alguien. ¿Cómo le iba a explicar que la vecina estaba echando un buen polvo? Jajaja

    TR

    ResponderEliminar
  8. Me has hecho recordar a mis ex vecinos nuevos, que ya no son tan nuevos. Eran un show!! Menudos ratos buenos que hemos echado mi hermana, el vecino de en frente (del edificio de en frente!!!) y la vecina del bajo. Eso eran gritos (pero gritos) de placer y lo demás son tonterías!!! Total lo gracioso del tema esq un verano era demasiado (bueno nunca es demasiado...) pero todos los dias a todas horas....la cuestión esq pasados los meses( y tras meses de no escucharles...)hizo aire y se nos voló ropa a la terraza de la casa de los vecinos (los gritones) y ahí que nos presentamos mi hermana y yo, y a que no sabes lo q nos encontramos?? Un bebé recién nacido!!! Y de ahí salimos mi hermana y yo con la risita tonta y esperando que o bien se hubieran vuelto silenciosos o que fueran rápido a por el segundo por su propio bien...
    Un besazo y sigue abriendo mi mente....!!!

    ResponderEliminar
  9. Ay Dora, lo que ha dicho la primera comentarista me ha recordado que a mí me oían mis padres con mi primer novio... sólo mi padre se atrevió a decir una cosilla de pasada un día, en la sobremesa... qué vergüenza!

    ResponderEliminar
  10. O mis vecinos son muy recatados... o ahí no pasa nunca nada!!
    Una sola vez, allá lejos y hace tiempo, vimos con mi esposo como hacían "ESO" en un edificio allá a lo lejos, poco menos que en el balcón :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, qué grande!!! Yo tenía unos vecinos arriba que igual, todos los sábados, al tema, y a las tantas, menos mal que yo los escuchaba cuando ya había terminado jejeje

    ResponderEliminar
  12. En mi edificio pasa algo similar porque es una townhouse que a finales del XIX y principios del siglo XX era una vivienda completa. Ahora cada apartamento de los 8 que somos está reconvertido de las propias habitaciones de la casa, por lo que las paredes no son demasiado gruesas e igual que yo he oído, imagino que a mí también me habrán escuchado, aunque si soy sincera, no demasiado, por mala suerte :-p
    ¡Saludos neoyorquinos!

    ResponderEliminar
  13. La verdad que yo antes oía a mis vecinos cuando llegaron nuevos en mi edificio, ahora no les escucho. Seguramente sea porque alguien les llamó la atención, pero era... ¡descomunal!

    AlejandroC

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno el blog, me estoy riendo mucho.

    Desgraciadamente tengo poca experiencia en esto ( alguna noche de hotel y contadas mas) por que vivo en medio del campo y si por remota casualidad escuchara a los vecinos, deberia de preocuparme!! jajajajaja

    Un beso Dora.

    ResponderEliminar
  15. Dora la exploradora ....Peroo... Oyyeeeee... Dónde estás ????. No nos abandones así, queremos leer mas posts tuyos .... te echamos de menos .....

    ResponderEliminar
  16. ¡Vuelvo ya mismo! Todo tiene una explicación... ¡Qué bien saber que alguien espera! jaja.

    Un beso Jesús.

    ResponderEliminar
  17. Prefiero los tapones en los oídos y así me ahorro disgustos xD

    ResponderEliminar
  18. Dora en esos casos, lo mejor que puedes hacer es llamar a un amigo y hacerles la competencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?