martes, 4 de diciembre de 2012

Perdóname padre porque he pecado

Últimamente me siento fatal. Como sucia e impura. Creo que me he desviado del camino de la luz, acercándome más al del pecado y la perversión ¡Ay señor! ¿Hay algún remedio? ¿O mejor me voy acostumbrando a pecar? *(ver final)

#Confesión 1.

El pelo de las mujeres me excita. Soy fetichista. Iré compartiendo el resto de fetiches poco a poco, que pecar -¿o picar?- tanto de una vez me da como cosilla.
Uno de mis fetiches son las melenas. Largas, morenas y bien cuidadas (las pelirrojas también me llaman mucho). Cuando las veo me entran una ganas irrefrenables de agarrar y tirar. De enredar mis dedos entre esos mechones... prohibidos. Pero, sobre todo, disfruto de mi propia melena. La toco, la agarro, la huelo... cuando estoy follando me gusta sentir cómo el pelo roza mi espalda, mis glúteos... prestar atención a ese momento me excita muchísimo. Me encanta que me tiren de él con suavidad, pero con firmeza (y sin pasarte guapo, que esto no es Saw). Me pone muchísimo que me lo huelan (el pelo) y ¡hasta que lo muerdan! Y... ¡ay de alguien que alabe mi pelo...! Noto mariposas en el estómago, y no precisamente de amor.

#Confesión 2.

Las voces. Este gusto por las voces ha ido aumentando con el tiempo. Me encantan las voces graves. Pero, sobre todo, las voces graves de mujeres. Son muy sexis. Los diferentes acentos también cuentan (por ejemplo, el canario). Todo es excitación y sensualidad. Las voces, escuchadas debidamente, son como dulces caricias en la entrepierna. Y a la voz se le suma el hablar correctamente, con seguridad, dominar un tema... pero siempre con esa voz de fondo que me despista y no me deja pensar en nada más que en placer y placer... Háblame despacio, suave y con convicción... estoy perdida...

#Confesión 3.

Oler lencería. La primera vez, hace ya años, que me vi en esta situación, sentí una mezcla de morbo y extrañeza. Salí de la ducha y me encontré a mi rollito de entonces oliendo mis bragas. Le llamé pervertido, se puso a cien, me tiró al suelo y me lo hizo ahí mismo. Con tanta fuerza que no sé si ganó el placer o el dolor de espalda (es broma, sí que lo sé). Otro día me robó un tanga. Tenía fijación con mi ropa interior. Nunca lo recuperé. Seguro que luego le prendió fuego. No me ha pasado con frecuencia, pero es una imagen que me vuelve loca y que ronda mi imaginación muchas veces. Creo que los hombres que hacen esto son... especialmente calientes. Hace poco conté esto y una de las respuestas fue "¡qué guarrada!" (menos mal que fue sólo una, sería desesperanzador...). Si un tío me diese esa respuesta tendríamos muy poco futuro. Aburrido. Mi libido se quedaría en el garaje. ¡Viva la picardía!

#Confesión 4.

Pensar en ser la fantasía de otra mujer me encanta. Nunca pensé que esto podría pasarme a mí, pero ya ves... una con el tiempo se va flexibilizando. Va abriendo... su amplitud de miras y sensaciones. A través de este blog puedes (sí, también tú) conocer a mucha gente y hay personas realmente interesantes, con ideas admirables y estilos de vida que no se dejan influenciar por la norma general establecida. Esta gente merece todo mi respeto y admiración. Digamos que... una nueva fantasía brota en mí...

¡En fin! Ya me siento mejor. Creo que será llevadero este camino de lujuria al fin y al cabo. Tendré que confesarme más a menudo... que aún me quedan unos cuantos cartuchos...

Continuará.


* El inicio de este post tiene un porquéPor favor, si alguna vez creéis que habéis fallado a vuestra moral u os sentís mal como personas, leed este artículo de Sostres y os daréis cuenta de que siempre hay alguien mucho peor.

25 comentarios:

  1. No son pecados que confesar... sino fantasías que experimentar... y disfrutar... quien sabe si en buena compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra "pecado" me encanta... estaría pecando TODO el día. Por lo que he visto en tu blog, tú también. :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Dora, me parece estupendo tu blog. Alabo las mujeres que se decantan por la expresión (en cualquiera de sus formas) de la sensualidad y el erotismo, las hace tremendamente interesantes y seductoras. Desde este momento ya tienes un admirador !! Al mismo tiempo te invito a expresar con libertad tus deseos, pensamientos y fantasías en mi página que, en una versión no muy distinta a la tuya, estará encantada de recibir tu particular visión sobre este mundo tan excitante.

      Bitácora de Eros
      https://www.facebook.com/pages/Bit%C3%A1cora-de-Eros/200574346720116

      Eliminar
    3. ¡Muchas gracias Nacho! Como te dije, ¡me encanta tu página! es una pasada. Siempre encuentro cosas que me inspiran...

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. El camino de la perversión es el mejor y debería ser recorrido por toda la humanidad. Pero ... con la iglesia (y la mojigateria) hemos topado y claro, luego nos extrañamos(mas bien parecemos extrañados) de todos los reprimidos infelices que pueblan este mundo.

    Yo siempre he pensado que uno debe experimentar todo aquello que le pida el cuerpo y dejar los tabúes apartados para siempre.

    PD: Lo de la melena pelirroja es algo que comparto contigo, buscamos una para los dos? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con pecadores como vosotros alrededor cualquiera vuelve al camino del decoro.

      P.D.:(Busca, busca) ;-)

      Eliminar
    2. ¿Pero para que quieres volver al camino del decoro?

      PD: Como encuentre vas a tener que cumplir lo aquí escrito xD (No te preocupes no conozco ninguna pelirroja ... aun) :P

      Eliminar
    3. Nunca he querido volver, pero no se lo digas a nadie...

      Eliminar
  3. Q lujuriosa eres....tus confesiones m provocan un grado de excitación muy alto!!!
    La tercera m chifla! Yo en un par de ocasiones m masturbé oliendo los calzoncillos de mi chico y m corrí frotándolos en mi vulva......
    Sabes q comparto contigo la cuarta confesión.....
    Leerte es todo un placer......

    ResponderEliminar
  4. aaahhh, entonces va de confesiones??? jejejeje

    Estas son para abrir boca, las realmente inconfesables cuanto las publicas?? ;P

    Bssss...y portate bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy siempre queréis más y más... ¿qué voy a hacer con vosotros?

      Eliminar
    2. Como dijo el Señor saciar la sed del sediento...asi que hala, hala...a saciar!!

      Eliminar
  5. Dora, si tu melena te roza las nalgas cuando haces el amor, debe de ser larguísima y preciosa. Me gustaría verla. Sí, a mi también me gusta meter los dedos en el pelo de un a mujer, empezar a tirar poco a poco, hacia atrás, obligándola a levantar la barbilla para luego darle un beso de vampiro en el cuello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm... muy excitante.

      (Puedes ver mi pelo en la fotografía del Día Internacional contra la Violencia de Género. A ver qué te parece...).

      Un beso.

      Eliminar
    2. Fíjate, no se me ocurrió pensar que la de la foto eras tú... Sí, tienes un pelo precioso, es verdad. Me gusta así, todo enredado. :)

      Eliminar
  6. Como ya dijeron Martes y Trece... pecar con alegría, ¡con ese gustillo que da pecar! ;-) Geniales tus pecados, los comparto casi todos y añado que también me gusta mucho el pelo (en la cabeza) de los hombres y sus voces graves. Por cierto, siempre me han dicho que tengo un pelo precioso y una voz cautivadora... JAJAJAJAJA (me río pero va en serio ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora ya nos vas a dejar con las ganas de verte y escucharte a todos Zenia... ¡aquí nadie se cansa de pecar y pecar! ¡qué maravilla!

      Eliminar
  7. Pecadillos menores!!
    El inconfesable, el impordonable... es el placer que debes de sentir escribiéndonos estas cosas, levantando pasiones por doquier, y el orgasmo final de ver tu obra diabólica surtiendo efectos en tus mortales lectores...!!
    GRACIAS PECADORA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verdadero placer es el de leer todos vuestros comentarios. Eso es lo que me excita realmente...

      Tu siempre tan acertado amigo... :-)

      Eliminar
  8. Bésame, por eso, ahora,/bésame, Pecadora/ ahora y en la hora/ de nuestra muerte amén (Pablo Neruda, Morena, la Besadora, 1923).

    *Pecadora rima con Pandora.

    ResponderEliminar
  9. Lo he hecho decenas de veces. Ponérmelas en la nariz y aspirar profundamente, llenar mis pulmones...

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?