sábado, 7 de diciembre de 2013

Voy a romperte en pedacitos

Trilogía Voy a romperte en pedacitos de Hermes Solenzol
Imagínate, si es que puedes, que naces durante una dictadura, que tu familia pertenece al Opus Dei y que sospechas que eres masoquista. Mejor, masoquista y mujer. Tu faceta de sumisa encajaría bien en el entorno, pero... ¿dolor como placer sexual? Serías una desviada, como mínimo. Imagínate que, durante un viaje a Francia, descubres en un cine Historia de O y entras en la sala acompañada de un joven sádico que no sabe aún que lo es. Y que después de esta inspiradora sesión, se abre un mundo nuevo para ti que se te presenta en forma de una buena tanda de azotes.

lunes, 28 de octubre de 2013

Mi cuerpo, mi decisión

Fuente: pinterest.com
Hace tiempo, me dio la vena de preguntarle a mi abuela algunas cosas que me permitiesen entender, con testimonios de primera mano, por qué en su época las mujeres no vivían una sexualidad libre y plena. No es que mi abuela, a sus 89 años, sea una mujer súper progre capaz de hablar de sexo sin tapujos, no. Pero es una mujer sincera que responde, sin pelos en la lengua, a lo que le plantees. A veces hasta con humor.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Arráncame la ropa

Fotografía de Ellen von Unwerth
Mi amor por la lencería es un hecho. Vosotros, que me leéis fielmente a pesar de mis largos tiempos de espera (guiño, guiño - codazo, codazo), lo sabéis bien. Por si se os ha olvidado (¡aish! esos rabitos [de pasa]), os refresco la memoria en Perdóname padre porque he pecado. Sí, sí, ahí, en la confesión 3. Pero aún recuerdo cuando era 'joven' y usaba bragas de cuello vuelto, a veces con la gomita desgastada, a veces un poco dadas de sí. Pobre inexperta ignorante de los grandes placeres de la vida.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Confesiones de temporada

(sin autor) / Fuente: pinterest.com
Septiembre está lleno de nuevos proyectos y metas. Aunque estemos a mediados de mes, ya más cerca de octubre que de agosto, yo también tengo las mías. Esta vez son un poquito más serias. Ya sabéis que a mí ovarios no me faltan, así que he tomado las riendas de mi vida, he mandado a tomar viento mi trabajo 'oficial' (el cual me tenía hasta el coño, digo moño) y me he convertido en mujer emprendedora. Este es el motivo por el que llevo un mes sin escribir. Estaré encantada de presentarlo un pelín más adelante, porque supone enseñar esta cara bonita y eso de ir de celebrity no va conmigo (queda más elegante ser modesta cuando no te conoce ni el tato, reconozcámoslo).

viernes, 9 de agosto de 2013

Me duele la cabeza

Alia, de LELO
¿Cuántas veces habéis escuchado chistes estúpidos con el tópico "me duele la cabeza"? ¿Y cuántas habéis pensando "este es gilipollas" tras oírlo? ¿Cuántas veces os han entrado ganas de arrear una patada en la mismísima entrepierna al sujeto que osa pronunciar idioteces? No sé vosotras, pero yo confieso que unas cuantas. ¿Y sabéis qué? Que estoy hasta el mismo coño de esa copla! A mí las jaquecas se me pasan con orgasmos. O durmiendo. Pero puestos a elegir...

viernes, 26 de julio de 2013

Jugando a las tinieblas

En el sexo todo es cuestión de gustos y de respeto por los gustos ajenos. Sobra decirlo. Una de las situaciones en las que encontramos más opiniones es la de la iluminación durante la batalla. Apagada o encendida, esa es la cuestión. Veréis. Yo odio con todas mis fuerzas follar a oscuras (entiéndase, sin ver un carajo). Me molesta y ofende. Y si hay algo que me guste menos que el sexo en absoluta oscuridad es que la persona que me acompaña lo prefiera así. No, no. El sexo es un acto muy excitante visualmente y no me quiero perder detalle.

martes, 25 de junio de 2013

El amor es para los valientes

Veréis. El sábado se casó una de mis mejores amigas y no podía yo, escritora de alta alcurnia, pasar sin leer unas palabras durante la ceremonia (tranquilos, no hice uso de los términos: coño, polla o follar, palabrita). Así que, como profesional de la pluma, me puse a indagar sobre qué es y qué entendemos por "amor". Lo primero que hice fue ver qué buscaba la gente en Google y... ¡ZAS, en toda la boca!: "enamorarse es grave", "enamorarse es malo" y "enamorarse es una enfermedad". Señoras, señores, Cupido ha muerto. Atrás quedaron los tiempos en los que ser romántico estaba de moda.

viernes, 7 de junio de 2013

La regla, esa gran enemiga

"La regla supone el fin de muchas cosas" decía el otro día, con un poco de miedo, un compañero de trabajo mientras comíamos (dato: era el único hombre). ¿La regla es el fin? ¿El fin de qué? Hablar de la regla es tabú. Cuando un grupo de mujeres toca el tema, los hombres de alrededor empiezan a temblar. ¿Por qué? Si fuese al contrario, yo estaría interesadísima en escuchar y comprender qué piensan sobre algo que desconozco por completo. Si mi compañero hubiese acabado su frase, seguramente habría dicho: "La regla es el fin del sexo y de la paz". ¿En serio?

viernes, 24 de mayo de 2013

El milagro para el clítoris

Hermanas, hermanos... Los milagros existen. Y se manifiestan en forma de falos vibradores tan perfectos que querrías ponerlos en la estantería de tu salón para que tus vecinas hagan cola y lo adoren (frotarse para que les dé suerte no ¿eh?). Aunque poco ibas a tardar en ponerlo a trabajar -¿A trabajar de qué? ¡Si no hay trabajo!- Para ellos sí, han venido de Suecia a quitárnoslo. Como ya todos sabemos por aquí (y si no no lo digáis), el equivalente al pene masculino... ¿es la vagina? No, no. Es el clítoris, nuestro órgano sexual por excelencia, chicas. Y amar a tu clítoris es tan importante como no perder a tus hijos en el parque.

domingo, 19 de mayo de 2013

Follo cuando quiero

No es verdad. Las mujeres no follamos siempre que queremos. Estoy harta de esta copla. Dos no follan si uno no quiere (excepto si hablamos de un trío y uno se raja). El sexo no se regala y si lo haces... malo, malo ¿No te enseñaron de pequeño a no coger caramelos regalados? Hoy en día no te dan gratis ni conversaciones. Si alguien te da algo es porque te lo has ganado (tú sabrás por qué).

viernes, 3 de mayo de 2013

Con una selva entre las piernas

Hace unos años, estuve con un chico que no se depilaba la entrepierna. Y a mí eso no me gustaba nada. Chupársela era como superar una prueba del programa Supervivientes. Un día le dije: "Mira, o te afeitas o no me vuelvo a meter tus huevos en la boca". Lo hizo. Y luego está el caso de una amiga a la que se le quedó un pelo púbico entre los dientes después de una sesión de sexo oral. Quedó tan traumatizada que no volvió a chuparla (bueeeeeeeeno, sólo en un tiempo).

viernes, 26 de abril de 2013

Dame pan y dime guarra

Hay una cosa que no soporto en la cama. El silencio. El silencio es para estudiar, pensar y descansar. Pero no para follar. Estar callado mientras tienes sexo es como quedar con una amiga para tomar un café y jugar a "silencio en la sala que el burro va a hablar...". Es absurdo. Si estoy follando con alguien y no le escucho, es como follar conmigo misma (hasta cuando me masturbo oigo mi respiración agitarse). Soy un poco charlatana entre las sábanas y hablar sola nunca me ha convencido.

martes, 23 de abril de 2013

El que no lee no mama

Y entonces, con mirada expectante, me entregó un objeto que no reconocí. Lo cogí y, al tenerlo entre mis manos, sentí que podía contener todo el mal y todo el bien de la Tierra. Me sentí poderosa. Viví en un instante aventuras excitantes, situaciones sobrecogedoras, amores intensos, miedos profundos, alegría extrema... Conocí un sinfín de personas y me convertí en ellas, visité ciudades y me quedé para siempre... ¡Fui tan feliz! Entonces comprendí que eso era un libro. Un conjunto de páginas estáticas que encerraban una actividad frenética y un pozo de experiencia. Un objeto que puede contener todo lo imaginable. Y hasta lo que no podemos imaginar.

viernes, 19 de abril de 2013

La hipocresía del luto

No ha muerto nadie. Haya paz. Cuando digo "luto", me refiero a ese tiempo de cortesía en el que uno mantiene el celibato por respeto a su expareja, ya sea el dejado o el que deja. Vamos, ese tiempo en el que uno no se folla a nadie porque no se le ha puesto la oportunidad delante. Me vas a decir tú a mí que si en tu periodo de luto viene Lenny Kravitz y te dice que te quiere empotrar le vas a decir que no ¡Ja! 

viernes, 12 de abril de 2013

¿Un 69? No, gracias


No me gusta el 69. Lo digo alto y claro. A pesar de ser la postura más explotada después del misionero (que no más usada). Ya sabéis que, para mí, el misionero está, por el contrario, infravalorado. Qué fantástico es tener a alguien encima de ti, empujándote con pasión, besándote, tocándote y apretándote contra su cuerpo, mientras tú puedes agarrarle bien el culo, arañarle la espalda, acariciarle los brazos o susurrarle al oído. Paro, que me desvío del tema.

viernes, 5 de abril de 2013

El vino es el mejor lubricante

El vino es el mejor lubricante. No os descubro nada nuevo, ¿verdad amigas y amigos? Pero soy joven e inexperta aún. Empecé hará un par de años por vinos blancos semidulces, que me ponían la cabeza como un bombo y la entrepierna como un bistec a la brasa. ¿Problema? Pasado el límite de copas (límite muy bajo en mi caso) no hay nada que rascar. Pongo el "modo zombi" on y ni lubricante ni polvo ni ganas me quedan. Después pasé a los vinos afrutados, pero más secos. Suben como el humo, y no te dejan el cuerpo como si hubieras sobrevivido a un tsunami. Estos me ponen a tope (también). Son como viagra, sufro una suerte de excitación que me convierte en un animal asilvestrado. El caballo de Atila, por ejemplo. Arraso con lo que se me ponga por delante.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Yo mando, tú obedeces


Le até los pies y las manos a los extremos de la cama. Cubrí sus ojos con un antifaz de seda negro y le arreé una bofetada en una mejilla. Gimió. Nos gusta ese juego. Le arañé el pecho y él dijo mi nombre sin poder disimular su profunda excitación. Yo le susurré el suyo suavemente en el oído. Recorrí con la punta de mi lengua su oreja derecha, llegué al cuello y al llegar a su esternón paré. Entre jadeos, me rogó que siguiera. -¡NO!- dije bien alto. Luchó contra las cuerdas, aunque bien sabía que no se iba a poder desatar. Y tampoco quería. Cuando su respiración se relajó, me lo pidió por favor. - Así, sí-, respondí. Tienes que obedecerme. Le acaricié el pecho y, pasando un dedo por sus abdominales, me excité muchísimo. Entonces acerqué mi boca a su piel y besé delicadamente cada parte de su torso.

viernes, 8 de marzo de 2013

jueves, 14 de febrero de 2013

viernes, 1 de febrero de 2013

Sí, yo me masturbo (I)

'Hola, soy Dora y me masturbo desde que tengo uso de razón'

BOOM

Durante los primeros años, como es obvio, no asociaba lo que hacía con el concepto 'masturbación'. Sólo sabía que era agradable y, como no veía nada malo en ello, lo hacía sin pudor. Poco tiempo después, comprendí que esas cosas no se practicaban en público y empecé a  hacerlas en la intimidad. Seguía sin ponerle nombre: Ni a la masturbación ni al orgasmo. Un día, no sé por qué, até cabos y lo supe ¿Y sabéis qué? Dejé de hacerlo. Peor aún, sentí vergüenza por recordar los momentos en los que lo hacía 'libremente'. Fue un shock del que nunca hablé con nadie (como podéis observar, lo he superado muy muy bien -guiño, guiño-). Seguía sintiendo ganas, pero me aguantaba. Tuve suerte de tener unos padres como los míos, que nunca me dijeron nada malo ¿Cómo deben actuar los padres ante esto para educarte, pero no cohibirte? (algunos artículos que he leído me han parecido rocambolescos, así que cuidado, sed críticos).

martes, 22 de enero de 2013

El coño también existe

Hay algo de lo que estoy completamente convencida. Hablar de sexo lo naturaliza. Si hablamos, le quitamos la telarañas del tiempo, animamos a los demás a participar y, con las opiniones y experiencias de todos, aprendemos. Aprender es avanzar. Y en este terreno, como en tantos otros, queda mucho camino por recorrer ¿Luchamos juntos por sacar el sexo del baúl de la abuela? Si hay algo que tenemos en común, es que deseamos tener buen sexo en nuestra vida y si alguien está libre de pecado (¿¿en serio??) que tire la primera piedra. Además, la libertad con la que se habla de sexo dice mucho de una sociedad.