martes, 22 de enero de 2013

El coño también existe

Hay algo de lo que estoy completamente convencida. Hablar de sexo lo naturaliza. Si hablamos, le quitamos la telarañas del tiempo, animamos a los demás a participar y, con las opiniones y experiencias de todos, aprendemos. Aprender es avanzar. Y en este terreno, como en tantos otros, queda mucho camino por recorrer ¿Luchamos juntos por sacar el sexo del baúl de la abuela? Si hay algo que tenemos en común, es que deseamos tener buen sexo en nuestra vida y si alguien está libre de pecado (¿¿en serio??) que tire la primera piedra. Además, la libertad con la que se habla de sexo dice mucho de una sociedad.