miércoles, 13 de marzo de 2013

Yo mando, tú obedeces


Le até los pies y las manos a los extremos de la cama. Cubrí sus ojos con un antifaz de seda negro y le arreé una bofetada en una mejilla. Gimió. Nos gusta ese juego. Le arañé el pecho y él dijo mi nombre sin poder disimular su profunda excitación. Yo le susurré el suyo suavemente en el oído. Recorrí con la punta de mi lengua su oreja derecha, llegué al cuello y al llegar a su esternón paré. Entre jadeos, me rogó que siguiera. -¡NO!- dije bien alto. Luchó contra las cuerdas, aunque bien sabía que no se iba a poder desatar. Y tampoco quería. Cuando su respiración se relajó, me lo pidió por favor. - Así, sí-, respondí. Tienes que obedecerme. Le acaricié el pecho y, pasando un dedo por sus abdominales, me excité muchísimo. Entonces acerqué mi boca a su piel y besé delicadamente cada parte de su torso.

Le deseaba tanto... yo misma estaba sufriendo con esa visual tortura erótica. Él no paraba de decir mi nombre, bajito, despacio... de un modo tan sexy que me provocaba dolor en la entrepierna. Mucho dolor. Le arañé los brazos, sintiendo en la punta de mis dedos la forma de sus músculos. Hombros, bíceps, tríceps perfilados e hinchados por el falso esfuerzo de desatarse. Le destapé los ojos. Quería sentir su mirada sobre mi cuerpo desnudo. Le agarré las manos. Esas que hacían lo que yo mandaba, que tanto placer me daban, que sabían recorrer mi cuerpo, agarrarme y manejarme. Agaché la cabeza y empecé a introducir sus dedos en mi boca. Uno a uno. Él me miraba fijamente, le brillaban los ojos. Después, metí mi dedo índice en su boca: -Chúpalo. Y qué bien lo chupaba. -Ahora los pezones- y le agarré fuerte la nuca, para acercarlo a mí. La punta de su lengua trazaba círculos al rededor y sus dientes apretaban con la fuerza justa. 

Me moría de ganas de que me tocase. Poco a poco, fui aflojando los nudos que aprisionaban sus muñecas y tobillos. Una ligera marca rosada los rodeaba por el forcejeo. Al principio, se quedó inmóvil. Yo sabía lo que venía a continuación. -Has sido muy mala, lo sabes...- dijo sin moverse aún. Estaba demasiado quieto y empecé a ponerme nerviosa. De repente, con un movimiento rápido se incorporó, me rodeó la cintura y me dio la vuelta como si fuese una pluma en sus brazos. Me inmovilizó boca abajo, agarrando fuerte mis caderas. -¿Ahora qué? ¿Mandas tú?-, me provocaba. -Siempre mando yo, SIEMPRE- respondí con firmeza. -Me gusta...- y sin soltar mis caderas empezó a besar con pasión mi espalda, desde la nuca hasta la rabadilla. Pasó la lengua entre mis glúteos y yo los elevé para llegar más a él. Se sentó sobre mí y empezó a acariciarme el culo con su polla durísima, perfecta. A través del espejo que tenía frente a mí, observé como se masturbaba mirándome fijamente. Yo, que continuaba boca abajo, arrastré mi mano entre mis piernas y le imité, presionando mi clítoris con movimientos circulares. Noté como se corría sobre mi piel mientras su respiración se entrecortaba. Después, se agachó sobre mí y su mano sustituyó la mía. Y mientras me alimentaba el oído con las maldades más sucias que podéis imaginar, me dejé llevar...


22 comentarios:

  1. Pandora ¿ repasando al Cristian Grey? jajajajaja

    Bueno, cuando me toca a mi? ;P

    Portate bien...si puedes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Por dios!! Odio a Grey y a sus malditas sombras ¡qué harta me tienen! jaja. Ahora va a parecer que tiene la exclusividad de eso que la autora llama BDSM, o su versión Disney del BDSM...

      ¡Aquí mando yo! Así que te mereces un castigo :-P

      Eliminar
  2. si lo que buscabas era provocar excitación...conmigo lo has logrado,aunque no soy fan del BDSM,cierto juego psicológico eleva mucho la líbido.Me he resistido a leer a "GREY" y pareciese que me he perdido algo sublime.....hay que joderse como si antes de GREY no existiese literatura erótica de la buena,jaja.
    Sigue aullando obscenidades y seguiré disfrutandolas,jajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo digo yo siempre ¡E.L. James no ha inventado la literatura erótica! ¡Aunque lo parezca!

      Me alegra y mucho saber que algunos y algunas disfrutan al otro lado.

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Bueno, Dora. Es que eres una PLUMA��
      E. L. James ha desvirtuado la literatura (como otro gran montón de pseudo escritores lanazados al mercado) Es horrible su prosa por simplona y pobre. Este post tuyo vale muuuucchííísimo más. Así de cruel y absurdo es el marketing. El mismo efecto erotiza te que ha causado en miles de lectoras podría haberse conseguido con un buen escritor y una historia menos complaciente con el esquema clásico y machista paternalista frente a princesita ingénua.
      Efectivamente Dora, (suscribo a Concupiscente) tu relato es excitante.

      Eliminar
    3. Me encanta que os parezca excitante...

      Eliminar
  3. E.L. James, move over!

    Muy bonito, Dora... Bueno, todo menos eso de meterle la lengua en la oreja... Eso fue demasiado cruel, tienes que reconocerlo. ;)

    ResponderEliminar
  4. Este fin de semana voy a utilizar tu texto como aperitivo con mi pareja. Ya os contaré.

    Carla
    www.lasbolaschinas.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carla, ¡¡hoy es mi cumple y no podías haberme hecho mejor regalo!! Por favor, compártelo con nosotras/os.

      Eliminar
  5. Me dejas sin palabras.. está el ambiente caldeadito y mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tiene que ser Nacho, que hace mucho frío ahí fuera.

      Eliminar
  6. Feliz cumple atrasado! Muy buen post.
    Y coincido, Grey no le llega ni a los talones a tu "dominatrix" ;) Yo también detesté el libro... si te interesa, te dejo un link!
    http://avayelsexo.wordpress.com/2013/03/08/cincuenta-sombras-de-grey-o-el-sueno-de-la-piba/
    un abrazo
    Ava

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ava, ¡¡a ver si me pongo al día con tu blog, que se me acumulan las publicaciones!!

      Eliminar
  7. Si fuese al contrario te parecería igual de excitante??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ser 100% sincera... puede que algo más excitante incluso. Pero hay que saber jugar a todo para elegir cómo nos lo pasamos mejor ¿no? ¿Qué opinas? ¿qué prefieres tú?

      Eliminar
    2. Como todo en esta vida es cuestión de encontrar el equilibrio.
      Me excita una mujer que sabe tomar el mando y es capaz de dejarse hacer dependiendo del momento.
      El famoso "tira y afloja" cuando lo logras el sexo puede llegar a ser maravilloso.

      Eliminar
  8. La teoria es muy facil, lo dificil es la practica.
    Ser capaz de hacerlo de manera que te guste mas y de manera que te guste menos pero que sabes que a tu pareja le gusta mas.
    Es dificil no ser egoista en el sexo muchas veces.

    ResponderEliminar
  9. si eso le gusta a tu hombre debe ser homosexual

    ResponderEliminar
  10. Uuffff! A probar ese jueguito de poder, se ha dicho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso. A probarlo y luego compartirlo con todos nosotros :-)

      Eliminar

¿Qué opinas?