martes, 25 de junio de 2013

El amor es para los valientes

Veréis. El sábado se casó una de mis mejores amigas y no podía yo, escritora de alta alcurnia, pasar sin leer unas palabras durante la ceremonia (tranquilos, no hice uso de los términos: coño, polla o follar, palabrita). Así que, como profesional de la pluma, me puse a indagar sobre qué es y qué entendemos por "amor". Lo primero que hice fue ver qué buscaba la gente en Google y... ¡ZAS, en toda la boca!: "enamorarse es grave", "enamorarse es malo" y "enamorarse es una enfermedad". Señoras, señores, Cupido ha muerto. Atrás quedaron los tiempos en los que ser romántico estaba de moda.

Pero yo no me rendí y pregunté a Google por el término "enamoramiento". "El enamoramiento es un estado de miseria mental", "el enamoramiento es un estado de imbecilidad transitoria", "el enamoramiento es una enfermedad". Bueno, pues me voy a centrar en las bodas: "Casarse es un error". Espejito, espejito ¿qué hay del amor? "El amor es para los valientes". ¿Soy yo o parece que flota un halo pesimista en lo que respecta a los asuntos del corazón? Dejé de buscar. Estaba claro que igual que la bruja de Blancanieves, no me iba a encontrar con la respuesta deseada. La experiencia internauta me sirvió para valorar más aún la gran pareja que hacen mi amiga y su ya marido, ¿pero cómo interpretamos esta realidad?

El amor no está de moda. Pero eso tampoco lo dije en el discurso. Nos cuesta menos 'cagarnos' en Cupido, Afrodita y la madre que los... que reconocer que somos felices con alguien, incluso que estamos enamorados. Porque tememos que al hacerlo nos mostremos débiles y atontados. Y peor, lo mismo hasta nos equivocamos y tenemos que tragarnos nuestras palabras de amor, y a mí se me hacen bola, no sé a vosotros. Esconder nuestros sentimientos, sin embargo, nos presenta al mundo como personas duras, guerreros de hoy en día "¿Enamorada yo? JA". En el amor, la negatividad, el catastrofismo y el pesimismo, ahogados en alcohol ("gin tonic, pero sin mariconadas de esas") son tendencia.

Pecamos de poco reflexivos. No nos enamoramos, pero cuando nos dan calabazas se acaba el mundo. Claro, la felicidad está mal vista (a ver si va a pensar alguien que pretendemos dar envidia), pero nos hartamos de expresar lo malo, porque la gente lo encaja mejor. En resumen, nos engañamos. Y ser sincero con uno mismo, aceptarte, es uno de los pilares más importantes de la felicidad. En el amor y en todo. ¿Pero sabéis qué? Creo que hay un motivo para todo esto. Quién más y quién menos, es un animal herido.

Arrastramos, como fantasmas por un castillo, nuestros propios grilletes, llevamos la mochila cargada de piedras con las que hemos tropezado. Por si acaso. Para no olvidarnos de los detalles la próxima vez. Es más, nos da vergüenza olvidarnos, porque ya vendrá alguien que nos lo quiera recordar. Y antes de que nos dejen con cara de idiotas, nos adelantamos. Vamos, que como dice mi abuela, nos han puesto el culo colorao [de tanto azote] (y no, no de esos azotes).

¿Pero esto tiene que tener un remedio no? Sí, el amor. El amor es la panacea del desamor. Y diréis ¡qué obvio! Pues no tanto. A veces sólo hay que esperar. La vida es muy larga y pasamos por fases distintas. Hoy somos pesimistas, porque nos la han clavado (no, esa tampoco) y necesitamos lamernos las heridas (entre otras cosas). Antes o después, la herida cerrará y podremos abrir la puerta. Debemos, de hecho. Allá cada cual con sus decisiones, pero merece la pena intentarlo.

Aquí nadie se libra. Yo tampoco. Sé bien de lo que hablo. Hubo un tiempo en el que pensé que jamás podría recuperar el amor por el amor. Y me equivocaba. Cuando las heridas empiezan a cerrarse (ni siquiera hay que esperar a que lo hayan hecho), empezamos a ver la luz al final del túnel. En ese momento, sólo tenemos que ser leales con nosotros mismos, escucharnos, conocernos, preguntarnos qué queremos... y observar, observar, observar. Así, cuando por fin alcancemos esa luz, estaremos preparados para vaciar la mochila y seguir caminando. Eso sí, es posible que necesitemos poner parches y eso no es malo. Las heridas de guerra sirven para recordarnos que hemos sobrevivido. Y que lo volveríamos a hacer en la próxima batalla.

Al final, decidí hablar en la boda sobre cómo veía yo el amor. Pero eso ya os lo cuento en otro episodio. Sólo diré una cosa: En esta vida amigas, amigos, no nos regalan nada (y sé que me repito más que el ajo).



47 comentarios:

  1. Hola! Me encanta tu blog y, esta entrada, específicamente, fue hecha para mí. Hoy soy pesimista. No sé si vuelva a creer en el amor. Estoy esperando que la herida se cierre para volver a abrir la puerta. ¿Eso qué indica? que me he enamorado. Que conocí las honduras del amor y ahora saboreo el desamor. ¡Sólo espero que esto pase rápido! Por el momento me tengo a mí y a mi siempre fiel vibrador :) Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Koral. Pasar pasará, y por cómo hablas estoy segura de que tardará menos de lo que piensas. Mientras tanto... a muerte con tu vibrador, jaja. Y a viajar de flor en flor, que es un ejercicio fantástico para recuperar la sonrisa y subir el autoestima :-)

      Eliminar
    2. Me ha encantado esta entrada ;-)

      Eliminar
    3. Muchas gracias Laura, ¡me alegro!

      Eliminar
  2. Nada que no se pueda aliviar con una buena fiesta entre amigas rematada por un polvazo espectacular con un atractivo desconocido que cae rendido a tus encantos y única forma de ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos son los consejos que una mujer con el corazón roto necesita :) Gracias!!

      Eliminar
    2. Desde luego. Los polvazos son al corazón lo que la penicilina a la salud. Jaja.

      Eliminar
    3. Por supuesto. Ya sabeis que los encantadores y atractivos desconocidos estamos a disposición de las mujeres con el corazón roto.

      De hecho estoy perfilando el guión para el próximo fin de semana. Dudo entre el oficial militar con un brillante expediente universitario que además tiene una empresa publicitaria de éxito en sus ratos libres, o el asesor de empresas tecnologicas destinado en Asia... que dilema.

      Eliminar
    4. Uyyyyyyy, me quedo con el que tiene la empresa publicitaria de éxito. Me seduce. jaja.

      Eliminar
    5. Yo me quedo con el de uniforme, no hace falta que tenga brillante expediente universitario, que total para un polvo de consuelo... :D

      Eliminar
  3. Hola,me encanta lo que escribes,como te expresas....
    Le voy a pedir a los reyes este año una chica como tu.... :)
    En lo que a mi respecta no tengo miedo a enamorarme ni a que me hagan daño,yo me enamoro,no por el físico,sino por el intelecto de esa persona y si sale mal por lo que sea pues me apeo en la siguiente parada o en marcha si hace falta,me lamo y me curo las heridas y a correr que no nos vamos a quedar aquí de simiente como algun@s creen,para mi enamorarse es el estado mas bonito que jamas puede vivir una persona,te cambia el carácter a mejor,estas todo el día con cara de tonto....en una palabra eres feliz eso si siempre y cuando seas correspondid@ :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Carlos, muchísimas gracias. Qué gran halago el tuyo. Me iré preparando a medida que llegue la Navidad por si me encuentro con que los reyes pretenden secuestrarme para ponerme debajo de tu árbol :-P (pero cuidado con lo que deseas... jaja).

      Tus palabras son propias de una persona optimista, una especie en peligro de extinción, así que a ver si las vas contagiando de unos a otros y nos quedamos con la copla.

      Eliminar
  4. Decididamente este post me gusta. Habría mucho que decir a nivel personal, pero lo resumiré en dos comentarios.

    Odio de manera visceral a aquellas personas enamoradas del amor. Colgadas de la sensación de las mariposas y que las buscan una y otra vez. Crean expectativas por su alto nivel de implicación que se diluye rápido. Paso de yonkis de serotonina.

    Y como segundo comentario decir que creo en el amor pausado. En ese que dura mucho en el tiempo y proporciona un placer emocional, físico. Creo en llegar a ser mayores y sentarnos en un columpio para dos a contemplar el atardecer sobre Trafalgar.

    Sigamos queriéndonos!


    Gracias por tu post Dora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado tan bien que no añadiré nada mas.Soy de tu misma opinión.

      Eliminar
    2. Pues yo odio más a los pesimistas constantes, a los que se quejan del amor todo el rato (hasta que lo encuentran), a los que ponen pegas y excusas a todo... porque los verdaderamente débiles, son estos.

      Estoy de acuerdo con lo segundo, en algún post pasado he hablado sobre esto, sobre cómo cambia el amor, sobre cómo lo que todo lo que un día te parece novedad deja de serlo al poco tiempo y lo gratificante que es asumir esto y disfrutar del amor duradero... ¡currándotelo!

      Efectivamente ¡sigamos queriéndonos!

      Gracias a ti por tus palabras :-)

      Eliminar
    3. Hace poco me di cuenta de eso precisamente: de que el enamoramiento y el amor son cosas distintas. En la vida nos hace falta amor, pero enamorarse de vez en cuando tampoco viene mal. Eso sí, hace falta ser valiente.

      ¡Dora, es un post precioso! Se me saltaban las lágrimas leyéndolo. ¡Escribes fenomenal! Da gusto encontrarse a alguien tan joven y tan sabio al mismo tiempo. Me hace tener mucha más fe en el futuro.

      Eliminar
    4. Jope, pues a mí sí que me emociona tu comentario Hermes, de corazón te lo digo. Que opines así, especialmente tú, supone un gran empujón para mí :-)

      Eliminar
    5. Pues te lo digo de verdad, que a la hora de criticar tampoco me corto... jejeje

      Eliminar
  5. Leo tu blog, lo leo. Y quería empezar a comentar. Con este post, escribir otra vez sería repetirme. Aquí dejo un par de opiniones. Enhorabuena

    http://revolcasmo.wordpress.com/2013/06/19/lo-obsoleto-no-es-algo-con-fecha-de-caducidad/

    http://revolcasmo.wordpress.com/2013/06/09/mencineiro-mas-jersey-de-kiss-igual-a-historia-de-amor/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho tu post Karla!! Te he dejado un comentario :-)

      Eliminar
  6. Yo estoy pasando también una etapa pesimista así que rezo para que tengas razón y empezar a ver la luz al final del túnel. Pienso igual que tú, son etapas.

    Enhorabuena Dora. Sigue escribiendo estas cosas por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Pues arriba esos ánimos David!!! Se pasará, ya verás. Y si sigues leyendo mi blog se pasará antes, jajaja :-P

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Por experiencia, se pasa.

      Magnífico post Dora, realmente me ha emocionado.

      Eliminar
  7. El amor es para los valientes y yo soy un gallina.

    Enchanté mademoiselle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No será para tanto, jaja.

      Encantada, Diego.

      Eliminar
  8. aaahhh que bien lo has dicho todo, y no solo sobre el amor, sobre todo en la vida. la vida es para los valientes y quien no se quiere arriesgar no la conoce y se muere sin pena ni gloria. (estoy pretendiendo hablar escuetamente jajajaja)
    para mi hay dos verdades claras:
    -el tiempo, para bien o para mal, conlleva el olvido y al final las cosas se desvanecen.
    -guardar rencor, odiar (empeñarse en no perdonar) es un peso muy pesado que no te permite caminar ni moverte con libertad.

    la gente tiene miedo de enamorarse porque tiene miedo a perder libertad, a ser cohibido, a ser dependiente, a ser traicionado....pero sabes que creo yo? que la libertad no existe, lo unico que existe es la libertad de pensamiento, tomar tus propias decisiones, las tuyas verdaderas, y después aceptar las consecuencias. y si no te das tanta importancia a ti mismo y no te arrepientes de tus decisiones, entonces igual experimentas la verdadera felicidad, la que no depende de las circunstancias que te rodean...
    bla bla bla...

    me encanta tu blog!

    http://smokercaterpillar.blogspot.de/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en lo que dices de que odiar es un peso demasiado pesado.

      Muchísimas gracias por tus palabras Carlota :-)

      Eliminar
  9. A todos nos ha pasado alguna vez...¿valdrá la pena sacrificar lo bien que estoy para compartirlo con otra persona?,a quien le vaya bien esa relación te dirá que ha merecido la pena, otros se sentirán decpcionados,por haber creído tanto en esa persona que al final llevaba una doble vida...,por ej.
    Miedo a enamorarse, no, más bien es miedo a tener que compartir nuestra libertad con otra persona,puro egoísmo.
    Un saludo Dora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nuestras razones tenemos ¿eh? que a veces el corazón duele demasiado y no es descabellado tomarse todo el tiempo del mundo para valorar si te merece o no la pena el riesgo. Pero claro, arriesgarse también tiene muchos beneficios :-)

      Eliminar
  10. Acabo d descubrir tu blog y lo estoy pasando genial. Sin duda a partir d hoy te seguire d cerca. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me alegra oír eso!

      Eliminar
    2. Ay Dora. Pq estamos acostumbrados a recibir criticas y no tan acostumbrados a los elogios ...??

      Eliminar
    3. Un poco por lo mismo que pasa con el amor, ¿no? jeje

      Eliminar
  11. Creo que con el transcurso de nuestra edad llegamos, en algunas ocasiones, a comprender el significado particular que para nosotros tiene el amor. Independientemente del amor o querer que sienta por mi pareja, yo necesito tener un amor digamos como mas amplio, a lo mejor es el transcurso del tiempo, no lo sé. Tampoco creo en lo que se dice, por cierto en muchas ocasiones, de que el amor evoluciona y que con la edad se hace mas sereno, a mi esto me parece una milonga. Es cierto que ccn los años de convivencia se valoran actitudes de la pareja que no se han valorado antes pero al mismo tiempo tambien bajan de valoración otros aspectos que antes positiviizabamos en exceso. Yo, en la actualidad, creo que necesito sentir, independientemente del sexo, la alegria que me puede producir esa mirada furtiva de una mujer bonita que se ha dado cuenta que la estás mirando, admirando su belleza, ese cosquilleo que siento cuando hablo con una mujer distinta a mi pareja y me siento como a los 18 años cuando tenia unas conversciones largas y de diversos temas. Siento auténtico amor cuando alguna mujer me habla, me escribe, me hace sentir importante aún no siendolo. En todos estos momentos me siento realmente enamorado, muy enamorado y ello no quiere en modo alguno indicar que crea que voy a formar pareja con esa nueva persona. Todo esto, al menos para mi, es amor.
    Angel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El post es genial!!!! No hay mayor felicidad en la vida que amar sin miedos.....yo lo he hecho siempre!! Y no me arrepiento absolutamente de nada......el amor es para los valientes!! Y tú lo eres mucho.
      Maríaescorpio

      Eliminar
    2. Gracias María, eso quiero creer, peeero ¡quién sabe! :-) Eso sí, ser valiente no es tarea fácil.

      Y gracias Ángel por compartir tu experiencia personal.

      Eliminar
  12. Buenos días
    Por qué el amor es para los valientes?? gran pregunta
    Estás preparado para sufrir??estás preparado para que te afecten como propias las desgracias ó los malos momentos que puedan afectar a esa persona a la que quieres ?? ahí está la diferencia y el cambio de estado emocional y de ahí viene el miedo a enamorarse.Cuando te enamoras sientes por la otra persona,se potencian los miedos a perderla ,surgen las inseguridades propias.
    Eres valiente???

    ResponderEliminar
  13. Ya muchos han dicho cosas con las que estoy totalmente de acuerdo.

    Siempre digo que soy una cobarde. Que estoy muy bien sola, que no quiero perder mi liebertad, lo que tengo, bla bla bla. Y pongo bla, bla, bla, porque al final, si tengo la oportunidad de estar con alguien, no la pierdo, porque eso es lo que realmente no quiero perder.

    Estoy de acuerdo en lo que dices de las cicatrices, Dora. Si aún teniéndolas cometemos los mismos errores ¡imagínate no teniéndolas! Aunque nunca he entendido muy bien a los que no dejan curar las heridas, a los que se pasan los días, más que lamiéndoselas, rascándoselas un poquito para que no cierren. Creo que estamos preparados para superarlo, no puedo entender que alguien prefiera seguir regodeándose en ese dolor. Puedo sonar muy dura, pero es que de verdad creo que cuando pasamos por una rotura debemos seguir adelante y no quedarnos en casa pensando, más tiempo del necesario, en quien nos ha roto el corazón.

    Por cierto... ¡viva el amor! :D

    ResponderEliminar
  14. Últimamente experimento y también veo cosas a mi alrededor que me hacen dudar, Dora. Pero creo que es porque tenemos un concepto erróneo de lo que supone estar en pareja. Puede que el secreto esté en no perderse uno por el camino cuando empieza a amar. A veces parece que nos quemamos en ese enamoramiento, que dejamos mucho de nosotros mismos atrás, y lo peor es que en esos casos no estamos amando a quien tenemos delante sino a su imagen idealizada, a lo que nos gustaría que fuera.

    Me he convertido en una descreída de las parejas "para siempre", porque todos guardamos una parcela en la que nadie entra, ni siquiera quien está con nosotros desde hace tres, nueve o veinte años. De repente un día esa parcela sale fuera y te pega en la cara. Pero el amor sigue siendo una de las mejores cosas para vivir y quien reniega de él bien puede decir que no ha vivido.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Dora. Hace seis meses volví a enamorarme como una adolescente; finalmente, había encontrado a mi "llama gemela". Era intenso, hermoso. Estaba en las nubes. Pero los problemas llegaron para ambos, y él no pudo con el embate y huyó. Sólo puedo comparar el dolor del desamor con el dolor casi perder a mi hijo. Realmente, no recordaba cuanto dolía todo esto. Ya han pasado dos meses desde que se fue y aunque la tormenta pasó, sigo barriendo algunos escombros que se han quedado por ahí. No lo odio; le tengo mucha compasión. Fue parte de mi vida y así se quedará. No soy pesimista. Entiendo que en el futuro vendrán mejores cosas; de hecho, ya están llegando. Solo que ahora no creo poder enamorarme tan fácilmente y si pasa será con un poco de cautela. No podemos encerrarnos en el pasado, pues ya pasó. El dolor es inevitable y nos hace crecer, nos hace más humanos. En el interín, me estoy dando un poco de amor a mi misma, creo que pecamos de abandonarnos un poco. Gracias por tu entrada, me gustó mucho. Att. Tinta Roja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me conmueve lo que escribes. El amor lo complica todo muchas veces, te mata por dentro. Es bonito el amor? a ratos, diría yo. Porque el amor tiene fecha de caducidad, ese es el gran problema de estar enamorado. Pero Tinta Roja, has dado no sé si conscientemente, con la solución: amarse a uno mismo. Ese es el amor que más recompensa, el que no se debe gastar, el que siempre debe estar ahí.
      Te mando un abrazo y mucha paz. Mar

      Eliminar
  16. Resolver el amor agresivo con otro amor es algo propio de la naturaleza que nos forma. Pero, ¿Qué sería de nosotros si no portáramos esa mochila incómoda de las experiencias sentimentales? Nos convertiríamos en piedras pómez? Somos seres que respiran sin darse cuenta de ello y por tanto, imaginate si somos capaces de enamorarnos, de mostrarnos dependientes sin saberlo.
    Cada uno de nosotros inicia ese camino introspectivo, individual, lleno de salvajismo y de lo inesperado, pero en un momento concreto, donde comienzan nuestros miedos, buscamos el acompañamientos que nos de seguridad incluso en los momentos más inseguros de nuestra existencia.

    ResponderEliminar
  17. Es dificil creer que existe el tan cacareado amor, mas aun cuando a ti nada t ha salido; pero pues tienes razon Dora, animo y menos pesimismo; aunque en cosas del amor no me ha ido ni minimamente bien.

    ResponderEliminar
  18. gran análisis. me ha gustado mucho. te invito a que leas los míos. yo sigo arrastrando grilletes... :)

    www.bazakova.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. El amor debería ser alegría, aceptación, emoción, ganas de vivir. Y, cuando se termina, agradecimiento por haberlo vivido y sentido a tope.
    Ahora estoy trabajándome ese agradecimiento (fue bonito mientras duró), pero la verdad que con el corazón hecho trizas me está costando.
    Penélope

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?