jueves, 19 de septiembre de 2013

Confesiones de temporada

(sin autor) / Fuente: pinterest.com
Septiembre está lleno de nuevos proyectos y metas. Aunque estemos a mediados de mes, ya más cerca de octubre que de agosto, yo también tengo las mías. Esta vez son un poquito más serias. Ya sabéis que a mí ovarios no me faltan, así que he tomado las riendas de mi vida, he mandado a tomar viento mi trabajo 'oficial' (el cual me tenía hasta el coño, digo moño) y me he convertido en mujer emprendedora. Este es el motivo por el que llevo un mes sin escribir. Estaré encantada de presentarlo un pelín más adelante, porque supone enseñar esta cara bonita y eso de ir de celebrity no va conmigo (queda más elegante ser modesta cuando no te conoce ni el tato, reconozcámoslo).

Además, entre mis objetivos para la próxima temporada, también está hacer crecer este blog que tantas alegrías me da gracias a vosotras y vosotros. Porque cada vez que pienso que voy a escribir algo que 'se pasa de la raya' me demostráis que estáis curados de espanto, que las mentes están más abiertas de lo que tendemos a pensar y, sobre todo, que hay muchas ganas de sexo. Y eso me hace feliz. El sexo es vida amigas y amigos. 

Durante mis vacaciones, también me he reconciliado con la idea de la importancia que tiene cuidarse, no sólo para una misma, sino también para tu pareja. Veréis, en esta última etapa de mi vida, y debido a mi no-buena experiencia en lo que a relaciones amorosas se refiere, llegué a la conclusión de que la persona que está a tu lado debe quererte tal y como eres, sin disfraces ni chapas ni pinturas. Y en parte así es. Mi espíritu feminista, me obliga a reconocer la pésima influencia que la cultura estética actual tiene sobre la autoestima de las mujeres. Esto es un hecho innegable.

Pero el no ser capaz de 'criticar' objetivamente la importancia que tiene cuidarse en una relación de pareja (ya sea hetero, bi, homo, poli etc.), me estaba torturando. Por un lado, me negaba a admitir que tengamos que cuidarnos para otro. Pero por otro, era consciente de lo que pesa esto en una relación (también para mí, porque me gusta que mi chico quiera cuidarse para gustarme más). Al final, he llegado a la conclusión de que en todo hay un término medio, y que no tiene por qué ser una tortura querer verte bien y, a la vez, querer gustar al resto (sin depender de ello para nuestro bienestar, obvio). Así, en estos dos sentidos, nuestra autoestima se enriquece. ¿A quién no le halaga un piropo bien lanzado? (lejos de aquellos de tipo 'te comería todo lo negro' que me hacen desear frotarme el cuerpo con un estropajo y jabón de lagarto).

Así que el último objetivo para esta temporada, es admitir abiertamente que me gusta cuidarme para mí, pero también para los demás. Soy feminista, pero me gustan los tacones, el rímel, los escotes, los perfumes y la depilación. Jamás como una exigencia para 'ser mujer' (que es el gran error que cometemos), sino como una elección personal que me lleva a sentirme bien. Pero siempre respetando que otras mujeres vivan su feminidad de otra manera. SIEMPRE, SIEMPRE. 

Ah, y como siempre, no nos olvidemos del buen sexo como objetivo primordial. Preparaos, que esta temporada vienen curvas...

25 comentarios:

  1. Venga venga! que queremos ver carne! jajaja es broma, pero (no se si esto tiene que ver con lo que has contado) siempre se siente bien conocer la cara de quien te habla, es como mas cercano.
    Y sobre todo, algo q yo pienso todo el tiempo (respecto al sexo, a la intimidad, la no intimidad, el sexo, la privacidad de tus pensamientos y deseos.....) Parece que si te enseñas a ti misma desnuda en internet (por ejemplo) ya no se puede considerar serias tus ideas. La imagen sexual y no sexual ha sido tan utilizada para fines frívolos que ahora si la utilizas en público automáticamente te conviertes en una persona banal. Y ESO A MI ME JODE! porque tengo q ser superficial si me ocupo de mi imagen, si me gusta mostrarla al mundo, si me gusta ir en pelotas y que todo el mundo lo sepa!?
    sobretodo por que opino que precisamente se le da demasiada importancia a la imagen, deberíamos convertir la desnudez, los cuerpos, las imperfecciones, los pelos, los olores....en algo natural! que es lo q son, naturales e inevitables, como el sexo!
    nose si estoy argumentándolo como me gustaría.....pero vamos, que sueño con un mundo donde la gente se quiera, les gusten sus cuerpos desnudos, los toquen sin parar, bailen y sientan el aire y el agua en sus pieles, se rían de sus defectos y a la par que les guste ponerse guapos y sentirse bien o elegantes o glamurosos.
    en fin! me encanta los q nos cuentas. un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de la desnudez, Carlota. Es más, creo que disfruto con mi desnudez.
      Un saludo,
      Carlos

      Eliminar
    2. Jajaja. Estoy completamente de acuerdo contigo. Desde luego, la desnudez debería ser percibida como algo natural. Quizá si nos sintiésemos más a gusto con nuestros cuerpos desnudos, tendríamos luego menos problemas de autoestima. Yo desde luego, lo estoy. Me encanta estar desnuda y admiro a la gente que también se siente bien así. Pero poco a poco.

      Por otro lado, mi proyecto no tiene mucho que ver con la desnudez :-) JAJA. Os iré contando.

      Eliminar
  2. Pandora:

    Hace mucho que tengo el placer de leerte y está es la vez que más estoy de acuerdo con tus palabras. Estoy en ese momento en que no sé lo que quiero y estoy deseando que llegue el momento en el que sienta que me he reconciliado conmigo misma.

    Me gusta mucho cómo escribes y sobretodo la cercania de tus historias. Sígue haciendonos sonreir con tus palabras. Gracias y ánimo con todos tus proyectos. Siempre hay que intentarlo pensando en que lo lograremos (aunque aveces no lo aplico jeje).

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón en cada palabra que dices. Qué bien sienta leer preocupaciones de otras personas con las que te sientes tan identificada. Ojalá la gente pensase más en esto. Sobre todo los hombres.

    Un beso Dora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laila, me alegro mucho de que lo recibas así. Saber que hay gente que se identifica con tus pensamientos siempre se agradece.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Mucha suerte, Dora! Empezar un nuevo camino a veces es difícil, pero seguro que lo vas a llevar bien y vas a triunfar :)

    En cuanto al otro tema… Has tocado mi fibra sensible :D Hace ya mucho tiempo que tengo claro que me gusta cuidarme, por mí. Tuve una época en la adolescencia en la que pasaba de depilarme. Pero llegó un día en que pensé que también estaba haciendo eso sólo por llevar la contraria y tuve que recapacitar y pensar para encontrarme a mí misma. Y desde ese día me cuido todo lo que puedo que no es todo lo que me gustaría :)

    Y no me da reparo decir que también me cuido por los demás, igual que no me gusta encontrarme con gente cochina y apestosa (aguanté durante dos años a una compañera que no se duchaba, entre otras cosas, y fue horroroso. No, HORROROSO). Porque cuidarse no significa sólo hacerse la manicura, darse masajes con chocolate o ponerse mechas. Cada uno puede hacer lo que quiera con su cuerpo, pero creo que hay que tener unos mínimos para convivir con los demás.

    Y dentro de la pareja, deberíamos seguir siendo nosotros mismos pero llegando a acuerdos con el otro. Al final se trata siempre de eso, del respeto hacia los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Dorotea, lo primero es ser nosotras/os mismas/os.

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Me produce desazón la poca delicadeza con que se tratan determinados temas. Tiempo hace que vengo observando la profusión y popularidad de algunas aseveraciones sexistas que implícitamente amparadas en injusticias y veleidades pasadas o presentes, disculpan, cuando no propugnan, actitudes fuera de lógica y justicia y que, para nada tienen en cuenta ciertas sensibilidades.
    No se puede corregir una injusticia con otra: eso es un principio ético que debe mantenerse por siempre.
    Muchas son las intervenciones en medios de difusión de personas –mujeres mayormente- que amparadas en una “sinceridad” exultante y en una momentánea corrección política, vierten aseveraciones que, si se cambiaran de género, no sólo llamarían la atención, sino que serían objeto de portadas, cuando no de querellas o denuncias. Y es que no hablamos de ficciones literarias, o ensoñaciones creativas, sino de artículos y crónicas periódicas, anuncios publicitarios, opinión, blogs y un largo etcétera. Digamos que padecen el síndrome “porque yo lo valgo” y viene definido por una procacidad exacerbada en el lenguaje, aseveraciones, las más de las veces, indemostrables, promiscuidad y superchería.
    Es penoso comprobar como hemos sustituido al “chuleta de barra del bar”; ese que echaba cuatro sin sacarla mientras se metía entre pecho y espalda tres “carajillos” por la “destrozapollas” con olor a Chanel nº cinco y derecho a pedo y eructo; al baboso de “clú de putas” por la babosa de “boys”.
    Visto lo visto, se agradecen sobremanera intervenciones como la tuya, donde se trata el sexo desde el punto de vista femenino y con el respeto debido a todas y todos; con humor, con descaro, con los brazos abiertos y la mente limpia.
    En una cosa discrepo contigo Dora. Es más semántica que conceptual y, por lo tanto, poco importante. El feminismo es el alter ego del machismo y –en mi opinión- tan dañino como aquel; es por ello que –y no me gustaría molestarte- no te considero feminista, sino mujer, al igual que yo nunca me tildaría de machista, sino hombre. Tan pesada es una injusticia sufrida por una como por el otro.
    Espero que sepas disculpar esta pedantería y la consideres como lo que creo es, una humilde y personalísima opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aldade,

      Gracias por tus palabras. Cuando uno abre sus pensamientos más profundos, muchas veces se expone a que éstos sean criticados. Lo asumo, pero también me alegra mucho ver como hay personas que están de acuerdo.

      En cuanto al tema del feminismo, tengo que quitarte completamente la razón. Soy feminista, convencida y radical. Mis trabajos siempre están relacionados y proyectados desde una perspectiva de género y soy una voraz estudiosa y lectora sobre el tema. Quizá algún día (ojalá) hasta experta. Te diré que con el feminismo hay un serio problema, y es que la mayoría de la gente no lo conoce y hasta se permite hablar sin saber, basándose sólo en la imagen que tienen de algunas feministas (a las que respeto hasta sin estar de acuerdo en muchas ocasiones).

      El feminismo está muy, pero que muy lejos de ser el álter ego del machismo. Pero mucho. Ni son sinónimos ni son antónimos ni guardan ninguna relación, excepto que uno trata de combatir al otro. El feminismo busca la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer. Y esto es irrebatible. Es así. Ya no sólo es porque así lo diga la RAE, es porque es la base por la que surge el feminismo un par de siglos atrás, en la Ilustración (aunque son fechas discutibles).

      Como bien aprendí de mi directora de proyecto final de carrera (que hice sobre ciberfeminismo), mi idea sobre el feminismo es que hombres y mujeres lleguen a tener igual derecho a ser diferentes. Esa es mi forma de pensar.

      Pero ante todo, que quede claro, soy una feminista convencida y practicante.

      Quedo encantada con tener este tipo de debates, los disfruto y creo que son la forma de dar a conocer lo que en realidad es el feminismo.

      Un fuerte abrazo y gracias por dedicar tiempo a plasmar tu opinión en mi blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Aldade,

      Sí, es una cuestión semántica, pero te equivocas radicalmente: el feminismo no es machismo a la inversa. Ni en español, ni en inglés, ni en francés, ni en italiano... Como te explicó Dora, el feminismo busca simplemente el trato igualitario del hombre y la mujer.

      Ahora bien, hay que matizar en todo... En el feminismo hay varias escuelas de pensamiento, y es verdad que existe un cierto tipo de feminismo radical que es anti-hombre y anti-sexo. Fue una corriente fundada en los años 70s en EE.UU. por ideólogas como Andrea Dworkin y Catherine MacKinnon, que básicamente empezaron una campaña contra la pornografía, el BDSM y la prostitución desde la base que son cosas que esclavizan sexualmente a la mujer al hombre. En realidad, lo que querían era privar al hombre de toda satisfacción sexual por parte de la mujer. Alguna incluso se descolgó con aquello de que "toda penetración es violación". Aunque parezca mentira, yo he conocido a mujeres que creen que esto es cierto. Estas feministas radicales le echaban la culpa de la desigualdad de la mujer a los hombres, cuando en realidad la culpa la tiene una determinada cultura y estructura social. De esa forma convirtieron al feminismo en una guerra entre los sexos imposible de ganar, y que acabó por crear una mala reputación para el feminismo y en generar rechazo por parte incluso de muchas mujeres. Pero claro, todo movimiento tiene sus fanáticos, y eso no puede llevar a negar lo que el feminismo tiene de verdadero.

      Un término adecuado es el de "sexismo", para referirse al tratamiento desigual e injusto en base al sexo. El machismo es sexismo dirigido contra las mujeres. Desgraciadamente, existe hoy en día un sexismo dirigido contra los hombres, que se ha vuelto tan insidioso en nuestra cultura que a veces es difícil de detectar. Y lo más triste de todo es que el sexismo anti-hombre no hace nada para combatir el machismo, sino que incluso lo refuerza.

      http://en.wikipedia.org/wiki/Andrea_Dworkin
      http://en.wikipedia.org/wiki/Catherine_MacKinnon
      http://en.wikipedia.org/wiki/Feminist_Sex_Wars
      http://sexocienciaespiritu.blogspot.com/2013/03/por-que-soy-feminista.html

      Eliminar
    4. La vida es diversa y los caminos por donde transita, inescrutables para un ser humano limitado y egoísta.
      Dora, tienes razón y tanto tú como Hermes, mostráis una concepción de las relaciones hombre/mujer más activa y evolucionada que la mía; pero a determinadas edades se transita con un equipaje más pesado y molesto, resultando, por ende, difícil cambiar el paso. No quisiera que esta entradilla os llevara a pensar que estáis ante un tipo retrógrado y anquilosado, pero tengo dos limitaciones difícilmente superables: una es la escritura: rara vez consigo trasladar a lector lo que pienso con sus matices y recovecos, y otra, una cierta actitud pesimista ante la vida.
      Evidentemente, a mi manera de ver, cuando Dora dice que“El feminismo busca la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer “, tiene absolutamente toda la razón, pero la palabra ha envejecido mal y hoy día, tras dos siglos de lucha, está emponzoñada por aquellos que la han utilizado con intenciones aviesas y torticeras; es más, creo que el daño al binomio palabra/concepto es tan grave, que la lucha por la igualdad real entre sexos debería buscar otro vocablo no tan malherido.
      Se ha avanzado mucho, pero hoy por hoy, la palabra -y digo bien: la palabra- es un hamdicap para la consecución de los unos fines marcados por la ética y la razón; de ahí mi opinión sobre que estamos ante un problema semántico, no conceptual.
      Recuerdo la anécdota referida por los estudiosos del marketing sobre el nombre adjudicado a un automóvil. Nadie en su sano juicio -y español a más señas-, compraría un vehículo que se llamara “Pajero”. Es evidente que para defenderse de burlas y chanzas, el propietario iba derrochar recursos necesarios para mejores fines, por lo que la empresa -con buen criterio- y con la idea de que su producto se vendiera, le cambió el nombre al modelo llamándole “Montero”. No sé si el ejemplo viene correctamente al caso, pero algo me dice que se acerca.
      En cualquier caso, decirte que estamos en la misma cuerda y que, en mí, tienes un serio admirador.

      Eliminar
    5. Pero si rechazáramos la palabra "feminismo" también estaríamos rechazando la larga lista de victorias que las feministas han ido cosechando a lo largo de más de un siglo en defensa de los derechos de la mujer. El derecho al voto de la mujer conseguido por las feministas "sufragettes". La incorporación de la mujer al mundo laboral. El acceso de la mujer a la educación, culminando con el enorme porcentaje de mujeres que cursan carreras universitarias hoy en día. El éxito de científicas, mujeres de empresa, jefas de estado. El acceso a métodos anticonceptivos para que la mujer pueda elegir su vida familiar en lugar de ser esclava de ella. La liberación sexual de la mujer, su derecho al placer. Los avances conseguidos para detener la violación, el abuso sexual y la violencia de género (aunque son problemas que aún perduran, por desgracia). Todo eso costó mucho trabajo y muchos sacrificios de mujeres (y hombres) feministas. Al lado de esos logros, lo que puedan decir algunas extremistas y fanáticas que se atreven a hablar en nombre de la mayoría de las mujeres no tiene ninguna importancia.

      Eliminar
    6. Seguramente estéis en lo cierto, pero mi opinión sobre el vocablo está formada. En lo demás coincidimos plenamente.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Lo primero Dora es desearte la mayor de las suertes en tu nueva andadura laboral. Estoy intrigado...que será!
    Estoy contigo al respecto de que hay que sentirse bien primero con uno mism@ para poder sentirse bien con el resto, aceptandose primero uno a sí mismo, mirándose al espejo y gustarse, disfrutando con tu cuerpo, bien a solas o acompañado.
    Soy nuevo en tu blog, pero me encanta como lo que cuentas y como lo haces. Me encanta el géñero femenino, pues creo que es la perfección hecha realidad, tanto como cuerpo como pensamiento.
    Seguiré tus pasos, a ver donde llegan.


    ResponderEliminar
  7. Dora, mucha suerte en tu nuevo rumbo. Estoy seguro de que vas a triunfar en lo que te propongas.

    Como hombre, lo que para mí supuso una revelación es que tenía que cuidarme para gustarme a mí mismo. Ese miedo que tenemos los hombres a la homosexualidad nos hace desconfiar de que nos guste nuestro propio cuerpo. Pero el narcisismo, entendiendo esa palabra en su forma original como atracción por el propio cuerpo (de la leyenda griega de Narcissus), puede ser muy sano. Una cosa más que los hombres podemos aprender de las mujeres.

    En cuanto a lo de cara bonita, doy fe... Ahora hay unos ojazos que me persiguen en mis sueños. (Espero que éste sea un piropo de buen gusto).

    ResponderEliminar
  8. Olé y olé. Cuidarse siempre que nos produzca placer, para una misma o para el otr@ siempre es estupendo. El problema es pasarse de la ralla por autoimpuesta obligación. Mucha suerte en tu nueva etapa.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ay septiembre septiembre y los propósitos y la mesura... hay que hacer algo, antes de que acabe el año. Y si ese algo consiste en cuidarse, sea como sea, mejor que mejor. Besos y suerte!

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes
    gran tema este....nos cuidamos para estar bien ó para que nos vean bien.Pues ambas cosas : cuidarse,comer sano,hacer ejercicio etc...nos hace bien a nosotros mismos y nuestro cuerpo lo agradece, que pasa cuando nuestro cuerpo agradece que le cuidemos??que estamos más guapos,de mejor humor,nos atrevemos con modelitos que antes no nos atrevíamos a ponernos y eso nos hace que acaparémos más miradas del resto de la gente , que a su vez nos hace subir nuestra autoestima lo cual nos fomenta el seguir cuidándonos.
    Animo a tod@s a empezar a llevar hábitos de vida saludable,por vosotr@s mism@s,ganaréis en salud y en autoestima.
    un saludo

    ResponderEliminar
  11. Hola, recién comencé a leerte y veo que estás en una transición emocional. Como mi formación deportiva de niño fue en el béisbol norteamericano me atrevería a decir que estas entre primera y segunda base. O será segunda y tercera. O puede que entre tercera y home base. Pero eso depende de qué tu consideras como home, o la meta. Yo llevo ya varias entradas en este juego del amor y te confieso que siempre o me sacan o me salgo entre bases. No he logrado llegar a mi home base, o a mi meta. Y lo peor es que ahora no estoy seguro de cual es mi meta. Yo también estoy entre bases y la última entrada la terminé arrastrado en segunda base y con un pelotazo en la cabeza. Casi que he pensado retirarme del juego y sentarme en las gradas y verlo como espectador. En tu penúltimo posting tu estabas en ese plano, un tanto magullada y a dolorida, pero veo que has recobrado tu gusto de vivir, el consabido francés joie de vivre. Nada que los franceses tienen algunas frases para el tema centrado en la cama (serán camicentristas) que son inigualables. Como eso de la muerte pequeña. En español suena a funeral, pero en cambio si lo dices en francés lo de la petit mort causa morbo, por lo menos a mi, y me hacer recordar alguna que otra muerte pequeña que nunca olvidaré, de esas que se quedan gravadas indelebles y que en algunos casos nos hacen temblar de nuevo y comprender que en esas pequeñas muertes son los únicos momentos que en realidad estamos vivos.

    ResponderEliminar
  12. Es una decisión, que el tiempo dirá. espero que sigas escribiendo tambien como siempre. Suerte, yo acabo de incorporarme a la Mina....

    ResponderEliminar
  13. ... he leído varios post antes de manifestarme, tengo que decir que me encanta lo que escribes y como lo escribes, pero además, dada tu transparencia, me gusta tú... encantado de haber recalado aquí...

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?