miércoles, 9 de octubre de 2013

Arráncame la ropa

Fotografía de Ellen von Unwerth
Mi amor por la lencería es un hecho. Vosotros, que me leéis fielmente a pesar de mis largos tiempos de espera (guiño, guiño - codazo, codazo), lo sabéis bien. Por si se os ha olvidado (¡aish! esos rabitos [de pasa]), os refresco la memoria en Perdóname padre porque he pecado. Sí, sí, ahí, en la confesión 3. Pero aún recuerdo cuando era 'joven' y usaba bragas de cuello vuelto, a veces con la gomita desgastada, a veces un poco dadas de sí. Pobre inexperta ignorante de los grandes placeres de la vida.

Pero para que voy a mentir. No hace tanto que usaba braguitas de algodón. Por entonces usaba ya de mi talla, pero los motivos infantiles eran para mear y no echar gota. Animalitos, flores, banderas de Inglaterra (es que la reina Isabel tiene un no sé qué, que qué sé yo), etc. Os podéis imaginar. Todo muy gracioso, pero poco follable. También os digo que el nivel de deseo de los ojos del que mira hace mucho. Sé de alguno que hasta lamería la cara de Mickey Mouse si estuviese en mi entrepierna. Y eso... ¡eso me vuelve loca!

Tuve un novio un poco briboncillo que me las hizo pasar putas durante una temporada porque no me quería tocar ni con un palo. Empezó a quejarse por un montón de historias, que si mi actitud, que si mi ropa interior... ¡tocado y hundido! Mis braguitas Disney no le ponían lo suficiente. Al final, eran todo excusas, porque lo que pasaba es que ya llegaba sexualmente saciado del trabajo. Pero a mí eso me hizo reflexionar. Así que volví al mercado de los follamigos con un nuevo armario de ropa interior sexy. Muy sexy. Y funcionó. Aunque menos de lo que esperaba, porque la mayoría de los hombres te arrancan la ropa interior a la velocidad de la luz (nada que objetar, la vida es corta). 

Desde entonces, no pude parar de comprar caprichitos y empecé a cogerle el gusto a pillar a mis amantes desprevenidos con ropa interior cada vez más picante, casi obscena. Ver la cara que se les queda cuando desenvuelven el paquete y descubren el regalo entre encajes negros que tapan poco y resaltan mucho... no tiene precio. Además, la lencería erótica potencia el instinto animal. El espíritu empotrador (¿y el de empotradora?).

Si la reacción es buena, premio. Si es mala a paseo, que aburridos sobran. Y ese es mi caso actual. Él es muy, muy bueno... y extremadamente malo al mismo tiempo. Esto me anima a caldear el ambiente con nuevos complementos. Por eso hace poco me propuse dar un paso más. Le mandé un email: 'De todos los conjuntos que vas a ver en este link, elige uno para mí y cuando menos te lo esperes, te sorprenderé'. Y eligió. No sin antes sufrir un ataque de ansiedad por quererlo todo. El juego me excitó, y su apuesta final, gentileza de Malicieux, aún más. ¿Qué os parece?

Un día lluvioso, preparé mi sorpresa. Esperé a que llegara de trabajar y cuando me dijo que estaba en camino, me puse manos a la obra: Labios rojos (le encanta que termine con el pintalabios corrido -entre otras cosas-), máscara de pestañas, pelo suelto y zapatos de tacón. Le abrí la puerta, en uno de esos momentos en los que no sabes muy bien qué postura adoptar o qué cara poner. Esperando con ansia que su reacción no te haga sentir ridícula. Me comió con la mirada, empezó a decir barbaridades (mmmmmmmm), me cogió en brazos y me puso en la encimera de la cocina. El resto... ¡ay el resto! Os podéis imaginar cómo terminó. Con el pintalabios rojo hasta los párpados, el pelo revuelto, el rímel corrido y yo también.

Jugar, variar, cambiar, innovar, provocar... todo vale entre las sábanas. Pero recordad que si no surte efecto no es culpa vuestra, es del aburrido (o aburrida) que tengáis al lado. Puerta.

41 comentarios:

  1. Creo que para prenditas como ésta no hay aburridos sino impotentes.
    Nos leemos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. una cosa que le pone mucho a mi chica cuando me sorprende con algo así, es empezar el tema y no quitarle nada, comerserlo apartando la braguita a un lado, y penetrar también alguna vez de la misma forma....luego ya se lo quito todo....
    besos y suerte en la nueva andadura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, se me había olvidado. Me encanta follar con la ropa interior puesta. Especialmente con un sujetador bonito...

      Eliminar
  3. Dora, qué tal?...oye..al final no cuentas cuál fue la reaccion del chico. Te regaló el la sorpresa y a ti te excitó...pero a el tambien? Es aburrido, como tu dices, hasta este extremo?..besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, tienes toda la razón... como yo sabía cómo había acabado... jeje. Pues hala, que sepas que lo he actualizado :-)

      Por cierto, no me olvido de que tenemos un asunto pendiente, pero me ha costado encontrar el enfoque. Espero tenerlo en breve.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Ohhhhhhh me gusta muchísimo comprar lencería fina y sorprender a mi chico con algún conjunto de vez en cuando. pero sí que es verdad que tardan menos en quitártelo que casi en verlo. Pero funciona funciona xD

    ResponderEliminar
  5. Quiero romper una lanza a favor de las bragas de Micky Mause! Cada cosa tiene su momento... evidentemente si veo lencería mi mirada te dirá todo... y si se usara todos los días quizás no sería tan divertido. Pero unas buenas braguitas siempre alegran el día... y todo lo demás. Aunque siempre me dicen que diría lo mismo de un saco de patatas... quizás no sea el Pato Donal y sus amigos... quizás tenga un problema!! Pero enhorabuena a todas las que os gusta jugar y sorprender a vuestros chicos. Nos hacéis muy muy felices.

    ResponderEliminar
  6. Guau!! vaya conjuntito más picante Dora... me lo apunto

    ResponderEliminar
  7. Hola Dora ... Lo primero enhorabuena por tu blog, lo sigo, pero nunca había comentado hasta hoy.
    Coincido en que da gusto que nos sorprendáis de vez en cuando con alguna cosita así.
    Vaya modelito ...uffff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no está de más que vosotros nos sorprendáis a nosotras... jeje

      Eliminar
  8. Me encanta como escribes siempre das muy buenas ideas !!
    Un blog genial !!
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, ¡para eso están! Me encantaría que comentaseis las que más os gustan.

      Eliminar
  9. Hola.
    Toooda la lencería tiene su punto picante,desde las braguitas de Mickey Mouse con su toque "lolita" pasando por los culotte desenfadados,los tangas de hilo que dejan poco a la imaginación hasta la lencería fina para noches locas....
    Como experiencia personal ,te puedo decir que me han llegado a poner tan "atómico"con un conjunto de ropa interior que no he querido quitárselo y solo apartarlo lo justo.
    un saludo a tod@s y un besito para ti Dora

    ResponderEliminar
  10. ¿Como va, Dora?
    Un hombre joven, razonablemente agraciado, ocurrente más que simpático, equilibrado, musculoso, limpio y perfumado, lampiño, ligeramente picarón y con calzoncillos de CK me pone hasta a mí; cuando no una mujer de equivalente guisa. La estética es parte de la ética y del deseo y, al igual que el sentido del humor, un paso más en la racionalidad del ser humano. El día que nos liberemos de la dictadura de ciertas feromonas, seremos libres de verdad y nos sentaremos más cerca de los dioses del Olimpo... o no.
    ¿Que os parece la majadería que me he marcado?
    Felicidades, Dora.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macho, no he llegado a entender lo que dices! Jeje

      Eliminar
    2. Hola, David: Te comprendo perfectamente. Eso de no entenderme, me ocurre con frecuencia. En cuanto al fondo de la tontería que escribí, me refiero a que los instintos sexuales en la naturaleza están íntimamente relacionados con estímulos químicos (feromonas), ligados íntimamente con la necesidad reproductora, y muy anecdóticamente con otras circunstancias. Es el hombre el que paulatinamente ha ido sustituyendo los mecanismos naturales por otros de manufactura propia.
      ¡Bueno!, no me extiendo, que después pasa lo que pasa.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Jaja, Aldade se luce mucho con sus comentarios, ¡deberías escribir un post! :-)

      Eliminar
  11. Antes de nada,desearte lo mejor en esta nueva etapa de tu vida,adelante con tus ilusiones¡¡¡.Entraando ya en materia...adoro la lenceria porque da mucho juego erótico,realza la belleza e incita al deseo.Han pasado años ya pero mantengo muy vivo el recuerdo de una cena con una chica,era mi cumple y lo estábamos celebrando..A mitad de la cena,me dijo"voy a darte mi regalo".Acto seguido se llevó sus manos bajo la mesa,vi que se movía un poco y luego me pasó algo de su mano a la mía.Cuando abrí la mano no daba crédito¡¡ eran sus braguitas¡¡¡se las había quitado para darmelas¡¡¡tuve una erección casi instantanea y un subidón tremendo.
    Creo que ha sido uno de los momentos mas excitantes que recuerdo...enttre la sorpresa y el juego,acabé rendido a sus pies¡¡¡
    p.d....ella tambien recibió su "regalo" mas tarde,jeje....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese juego me encanta, es increíblemente excitante. Lo mejor es ver vuestra cara cuando os dais cuenta de lo que está pasando. Mmmmmmmmmmmm, me pone.

      Eliminar
  12. Me ha hecho gracia sentirme identificado con eso de que quitamos la ropa muy rápido. Me da que la siguiente vez que que mi mujer me sorprenda me voy a cronometrar a ver si supero mi marca jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo puede tener su gracia. Rápido para un 'aquí te pillo aquí te mato'. Lento hasta desesperar, hasta que supliques que te arranquen la ropa... lo mejor es variar.

      Eliminar
  13. Dora, antes me ponía y ahora me quito. Gracias...seguiré tus consejos...jeje!
    Beso.

    ResponderEliminar
  14. Excelente consejos, siempre es bueno mantener la llama encendida en una pareja, a pesar de los fuertes vientos, y de vez en cuando una buena lencería, hace su trabajo...

    ResponderEliminar
  15. Me pide que introduzca mi comentario. Si de introducir se trata, bueno, me encanta. Sobre todo si estamos hablando de lencería, pues me pone el tema. Y me arrebata introducir con la braguitas puestas, por el costado, por abajo, por arriba, sentir el roce de la lencería es recordarme que estoy entrando en territorio vedado, ajeno, que no me pertenece, y eso me pone, y mucho. Confieso que la única vez que pasé la noche con una chica con braguitas de Mickey me sentí un tanto predador. Ella tenía 18 y yo, bueno, soy mayor. No tengo instinto de violador, pero me encantan las bien niñitas pero legales. Y ustedes chicas saben que pueden pasar por niñitas sin serlo, todo depende del peso y de la disposición. Pero el Mickey me daba no se qué. Finalmente se lo desgarré y pasó la noche bien bien. Me sentía como el gran abusador de niñas, algo que me daba morbo. Lo que no me gustó y hasta que me privó del polvo de la mañana fue que cuando salí de ducharme vi que se puso las braguitas de Mickey de nuevo y estaba mirando los cómicos en la tele. Ella me buscó, y quería, pero entre el pato Donal en la pantalla y Mickey cubriendo su infantil brazilian wax me recordé que le doblaba la edad y que podía ser su padre. Ufff. Edipo, ¿donde estás? Las prefiero de encaje negro o de seda roja. En el Corte Inglés venden unas de seda roja con lacitos en cada cadera que se quitan de mirarlos. Pero son tan atrevidos que me gusta morderlos y devorarlos antes de desatar los lazos. Y ya ella cumplió los 20, superó la etapa de Mickey. La estoy educando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm, me quedo intrigada con tu historia ¡cuéntame más!

      Eliminar
  16. ¡¡¡Necesitamos mas artículos!!! ¡¡muy buenos todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Acabo de publicar uno! Cómo me gusta que me pidáis más, jaja.

      Eliminar
  17. Hola Dora, soy fan de todo lo que escribes...y me ha encantado todo lo que has dicho. No he podido evitar ver la ultima foto...y ver lo que lleva puesto en la foto...me ha hecho pensar en lo loca que me volvería yo...y sobretodo tambien mi novio si me viera con eso puesto...tu sabes donde se puede conseguir uno como ese? Mil Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Claro, en el mismo enlace en el que ves la foto del modelito, puedes comprarlo. Mira aquí: http://www.plaisirmalicieux.com/modules/affiliatesforall/affiliate_home.php?ref=16&linkto=http%3A%2F%2Fwww.plaisirmalicieux.com%2Fbodys-y-picardias%2F3583-set-body-negro-guantes-y-mascara-silvia.html

      Eliminar
    2. Mil gracias Dora!! Es que cuando lo vi, no se veia la parte de atras...que es la que mas me interesa jeje

      Eliminar
  18. Yo te follaría con mucho placer. Me encantaría conocerte y que puedas tu tener experiencias diferentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, muchas gracias Claudia, no te creas que no lo he pensado más de una vez :-P

      Eliminar
  19. Muchas veces me pregunto por qué pierdo el tiempo y el dinero en comprarme lencería fina si a mi chico le falta tiempo para quitármela. Creo que si le preguntase luego como era a duras penas reconocería el color. Pero si se da tanta prisa en arrancármela será que le gusta, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que gustarles les gusta, pero son unos ansiosos.

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Creo que ambas preguntas son la misma ¿no? Soy atea, luego obviamente no creo en Dios. Ni en el Iglesia ni en las instituciones religiosas.

      Eliminar

¿Qué opinas?