sábado, 7 de diciembre de 2013

Voy a romperte en pedacitos

Trilogía Voy a romperte en pedacitos de Hermes Solenzol
Imagínate, si es que puedes, que naces durante una dictadura, que tu familia pertenece al Opus Dei y que sospechas que eres masoquista. Mejor, masoquista y mujer. Tu faceta de sumisa encajaría bien en el entorno, pero... ¿dolor como placer sexual? Serías una desviada, como mínimo. Imagínate que, durante un viaje a Francia, descubres en un cine Historia de O y entras en la sala acompañada de un joven sádico que no sabe aún que lo es. Y que después de esta inspiradora sesión, se abre un mundo nuevo para ti que se te presenta en forma de una buena tanda de azotes.

¿Estás flipando? Pues imagina ahora que tu hermano y sus amigos son unos fachas de mucho cuidado que se enteran de que follas con tu novio (¡¡¡fuera del matrimonio!!!) y deciden hacerte la vida imposible. Tú, con tus ideas de revolución erótica, con tus ganas de explorar el sexo en todas sus facetas y con tu intención de cruzar todos los límites... lo ibas a tener muy difícil. Podríamos decir que serías una oveja negra de la sociedad y estaríamos siendo elegantes. Puta. Fulana. Ramera... ese tipo de insultos que le gustan tanto a este patriarcado en el que vivimos, aún hoy.

Podría ser, de hecho, y ya que tu familia no te va a dar ni un duro como castigo por tu forma de vivir, que alguien llegue a ofrecerte dinero por sexo. ¿Por qué no, si eres joven y bonita? (quizá tengas cara de ser un poco fresca. Sólo quizá). Es muy probable que tengas la tentación de aceptar, claro está. ¿No la tendríamos todos? Eres curiosa y nuevas experiencias se plantan abiertas de piernas delante de tus narices. Pero tienes que luchar y luchar por ser quien quieres ser. Por ser quien eres. Por ser libre.

Parece mentira que te atrevas a desentonar tanto, viviendo en la época que vives, siendo mujer y habiendo recibido una educación estrictamente religiosa, machista, fascista... donde la mujer no tiene ni voz ni voto. Ni mucho menos, derecho a disfrutar del sexo, de los placeres de la vida, de la libertad al fin y al cabo. Eres una insolente. 

¿Puedes imaginar todo esto? ¿Puedes ponerte en la piel de Cecilia? ¡Ah! Es que la joven de la que os hablo se llama Cecilia. Es menuda, morena, bella y con un culo respingón en el que se podrían partir nueces. Cuando la conocí, era un chica mojigata y conservadora, pero su evolución desde entonces ha sido maravillosa. Y lo mejor que es que yo he evolucionado con ella también. Es posible que tú también puedas hacerlo.

¿Pero de qué narices os estoy hablando? Pues de una novela que no podéis pasar por alto si os consideráis asiduos y críticos lectores de novela erótica. Novela erótica de la buena, de la que puedes aprender muchas cosas que no conoces, pero también muchas cosas de ti misma/o. Se trata de la trilogía Voy a romperte en pedacitos de mi amigo Hermes Solenzol (al que conocí gracias a este blog y al que tuve el placer de poner cara el pasado agosto), autor del blog Sexo, ciencia y espíritu. La trilogía incluye los títulos (en estricto orden de lectura) "Juegos de amor y dolor", "Desencadenada" y "Amores imposibles", todos en formato digital (podéis descargarlos aquí).

Si te gusta leer, sientes curiosidad por todo lo relacionado con el sexo y las relaciones de pareja (sobre todo las no convencionales), si te consideras un/a rebelde, si crees que tus ideas no encajan con "las normas" o, simplemente, te apetece leer algo que te haga reír, llorar y excitarte al máximo, te recomiendo que lo leas y te invito a que, después, vuelvas aquí y comentes con todas/os tu opinión, tanto sobre el libro, como sobre las relaciones no convencionales, los celos, el BDSM... o cualquier cosa que se te ocurra tras la lectura.

¿Mi opinión personal? Una historia completamente diferente a todo lo que he leído hasta ahora, que engancha desde el principio, que ha removido cosas en mí que llevaba tiempo sin plantearme y que me ha recordado dos cosas: La importancia de no juzgar (y menos aún lo que no conocemos) y que los celos son destructivos, pero al estar dentro de nosotros podemos identificarlos y superarlos. ¡Ah! Y un extra que nunca viene mal, es el repaso que hace a la época de la Transición Española, porque refrescar la historia de nuestro país no sólo viene bien, a veces es más que necesario.

¿Qué? ¿Alguien tiene ganas de leer "Voy a romperte en pedacitos"?

17 comentarios:

  1. Pues ganas entran, desde luego. Para estas Navidades a ver si saco tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña, Dora. Como regalo de navidad para tus lectoras, les regalo el primer libro. Se lo pueden bajar gratis pinchando en la portada del libro que pones más arriba (lleva a Smashwords.com) y usando el siguiente cupón de descarga (válido hasta el 30 de diciembre):
    JP74B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... muchas gracias Hermes Solenzol, ya lo descargué... saludos...

      Eliminar
  3. Que buen blog!
    Mis chicas se están introduciendo en una aventura similar a la tuya en la que también hablan de literatura y muchas más cosas relacionadas con la sexualidad. Esperan tu opinión!

    http://informesexxx.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Llevo una temporadita con ganas de leer literatura erótica. Durante años pasé de ella, pero mira por donde ahora me atrae. Así que me la apunto. No sé cuándo tendré tiempo para leer y comentar, pero algún día será :)

    ResponderEliminar
  5. Pues pinta muy bien, me los apunto para Reyes.

    ResponderEliminar
  6. Gracias al autor por regalar su obra.
    En cuanto a la trama, no está muy alejada de la actualidad que vivimos. Aún se ejerce mucha represión sexual contra la mujer, y lo peor, por otra mujer, (la abuela, la madre...) Aún nos queda un largo camino que "educar" en pos de la libertad sexual femenina. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, Natalia, pero no te olvides que el peor censor es el que llevamos dentro... cómo hemos interiorizado todos esos mensajes que nos ha ido lanzando la sociedad. La trama es actual, por supuesto, yo sólo la coloqué en un periodo histórico interesante para enriquecer la novela. Las etapas por las que pasa la protagonista, Cecilia, reflejan las etapas por las que pasa España durante la Transición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo, esos mensajes han calado hondo en nuestro interior. Con este comentario, tengo aún más ganas de leer la novela¡¡¡ Saludos

      Eliminar
  8. Ahora que acabo de terminar el primer libro, me veo en posición para hacer una crítica del mismo.

    En primer lugar, me llama la atención que el autor diga que la calidad literaria de la novela "Cincuenta sombras...", con la que se compara, es baja, cuando la suya deja mucho -muchísimo- que desear. Haré un resumen:

    1) Confusión a la hora de acentuar o no palabras tales como "que/qué", "como/cómo", "aun/aún", etc.
    2) Queísmo y dequeísmo, si bien el primero abunda más que el segundo.
    3) Nula distinción entre "deber" y "deber de", porque son dos construcciones diferentes, señores.
    4) Uso del pretérito imperfecto simple en lugar del condicional de indicativo.
    5) Laísmos y, en menor medida, leísmos.
    6) Construcción incorrecta del condicional en frases tipo "si hubiera venido, hubiera estado aquí", aunque esto es una consecuencia directa de lo expuesto en el punto 4.
    7) La RAE recomienda utilizar "México" y no "Méjico".
    8) El autor añade una -s al pretérito perfecto simple de indicativo. En concreto, lo hace cuando escribe "distes" y "vistes", cuando lo correcto es "diste" y "viste". Para mí, esto es imperdonable en alguien que se dice escritor.
    9) Lenguaje pueril, poco rico y conversaciones metidas con calzador. A modo de ejemplo, la única palabra que parece que conoce el autor para referirse a la verga es "enhiesta". Da la sensación de que se aprendió esa palabra y la usa siempre que puede.
    10) Falta de concordancia entre sujeto y verbo.

    En resumen, un material muy mal escrito y con muy poca calidad. La forma empaña el fondo del libro, si bien parece que hoy en día eso apenas importa. Yo opino, sin embargo, que no todo vale y, si alguien quiere llamarse escritor, debe cuidar la ortografía, la sintaxis y, ya que estamos, las erratas, que también hay unas cuantas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero simplemente señalar que Cristina ha colgado las mismas objeciones en mi blog, donde le he contestado ampliamente. Ella misma se puso en evidencia, pues a la hora de dar ejemplos resulto que la que no entiende el laísmo es ella. Claro que en mis libros se ha colado algún error tipográfico. Es imposible evitarlo al haberme auto-publicado, con lo que no tengo el apoyo del equipo de correctores con los que cuentan las editoriales. De todas formas, son muchos menos que los que da a entender Cristina.

      Eliminar
  9. Parece ser que por el hecho de ser mujer, no se puede pensar de determinada forma y mucho menos el hablar abiertamente de sexo o tener sueños y fantasías sexuales.
    Esta sociedad predica una igualdad que hasta ahora no ha permitido. Las mujeres sienten igual que los hombres en el terreno sexual, y tienen los mismos derechos que los hombres, o que ocurre que de toda la vida han estado reprimidas sexualmente por la educación que han recibido, ya desde pequeñas sus madres, eso no se dice, eso esta mal, mientras que a los hombres se les permiten ciertas ventajas que para las mujeres están prohibidas y mal vistas en sociedad.
    ¡Cuidado! el día en que ellas se pongan en su sitio, los hombres lo vamos a pasar mal.

    ResponderEliminar
  10. Hola Dora,

    Sigo tu blog con interés, ¡ y lo descubrí hace bien poco!, ¿cómo va el nuevo proyecto?, ¿alguna noticia?.

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches señor Hermes Solenzol, soy fan de la lectura erótica y de BDSM, soy venezolano y no cuento con la adquisición de euros o dolares debido a la situación actual en mi país, me gustaría adquirir esta trilogía, ¿habrá alguna manera de poder obtenerlo en la moneda de país?

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches señor Hermes Solenzol, soy fan de la lectura erótica y de BDSM, soy venezolano y no cuento con la adquisición de euros o dolares debido a la situación actual en mi país, me gustaría adquirir esta trilogía, ¿habrá alguna manera de poder obtenerlo en la moneda de país?

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?