domingo, 18 de mayo de 2014

Mentir es de cobardes

Fotografía de tumblr.com
Hace tiempo, un amigo (que a día de hoy es mi pareja) me preguntó por una cosa que me fuese imposible perdonar. No contesté lo primero que se me pasó por la cabeza, sino que aproveché la ocasión para reflexionar sobre algo que nunca me había planteado. Era una buena pregunta que requería una buena respuesta.

A lo largo de mi vida, he vivido situaciones que a día de hoy me parecen imperdonables, pero en su momento las pasé por alto. Hablo principalmente en el terreno de las relaciones amorosas. El perdón es algo muy subjetivo, hasta para nosotros mismos. Puede que tu cabeza te diga que no debes/quieres perdonar, pero para tu corazón, las consecuencias de no hacerlo son tan dolorosas que, al ponerlo todo en una balanza, decides correr un tupido velo. Esto en mi pueblo se llama cobardía. Y sé muy bien lo que significa porque lo he sido.

Una no puede pasar al siguiente capítulo de su vida sin haber releído y entendido el capítulo anterior. Pero no es tarea fácil. A mí me ha costado años. Precisamente, por ser una tarea costosa, tiene aún más valor. Así que cuando reflexioné un poco (ya con mi capítulo más o menos aprendido), di con algo que si bien no sé si perdonaré (como he dicho, el perdón conlleva muchas variables que sería absurdo obviar), lo que sí sé es que no quiero tener que perdonar: La mentira.

Una de las cosas que me ha enseñado la vida es que mentir no es la solución. Aunque en un primer momento, parezca el camino más fácil, cuando lo eliges descubres que era una trampa de la que podrías haberte librado. Y ya no hay vuelta atrás. Además, ahorras sufrimiento a las personas a las que estés mintiendo. Decidimos mentir porque, otra vez, somos cobardes. Nadie nos enseña el valor y el poder de ser sincero, de ser valiente, de ser responsables de nuestras decisiones y deseos.

¿La mentira tiene las patas muy cortas? Por desgracia no siempre. Hay veces que una mentira o un cúmulo de mentiras puede llegar a ocupar muchos años de tu corta existencia. Y eso es una putada. Yo soy la primera que durante 7 años de mi vida preferí vivir engañada que afrontar una realidad que me resultaba demasiado dolorosa, pero eso me pasó una factura muy alta que al final tuve que pagar sí o sí. Y ahora me alegro. Podría haber afrontado las verdades antes y haberme ahorrado unos cuántos malos ratos.

No quiero mentiras en mi vida. De ningún tipo. Ni mentiras piadosas (seguro que las inventó alguien que buscaba una excusa). Si alguien me miente, que sea para darme una sorpresa, pero que nadie decida pensando en mi sufrimiento. Eso lo sé hacer yo sola. Yo decido cuánto sufro, por qué sufro y cuándo sufro. Lo mismo resulta que ni sufro, imagínate.

Por eso valoro a las personas sinceras. Las que no ocultan por evitar consecuencias, sino que afrontan la realidad porque son dueñas de sus decisiones. Una especie rara que estoy segura de que no está en peligro de extinción, sino que depende de nosotros extender. De la educación que demos a los nuestros. 

¡Ah! Y eso sí. No confundamos ser sinceros con decir todo lo que se nos pasa por la mente sin que nadie nos pregunte. Hay personas que se escudan en la sinceridad para hacer daño y, obviamente, esas quedan excluidas de mi admiración, por malas y por imbéciles. Si tenemos que ser sinceros, seámoslo. Si tenemos que responder a una pregunta, digamos la verdad. Pero nunca actuemos con malas intenciones.

Paz y amor pandoritxs.

10 comentarios:

  1. Mientras te leía parece que iba escuchando lo que hace poco le dije a mi pareja en una reciente discusión precisamente por una "mentira piadosa" aaarrrgg...
    Apesar de haber sufrido mucho (precisamente por decisión propia) en una anterior relación por mentiras inimaginables... decidí perdonar, el tiempo como siempre me dirá si me equivoqué al hacerlo y espero tener valor para a su vez decidir que no quiero personas así en mi vida.

    Y me pregunto: cuesta tanto ser transparente con la persona a la que quieres y se supone que respetas? cómo duele la mentira... y qué manía de decidir en función del supuesto sufrimiento del otro...

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita reflexión, Dora. A mí me pasa lo que a ti: no soporto las mentiras. Ni las que me dicen a mí ni el tener que vivir yo dentro de una mentira. Sin embargo, no se puede ser fanático en nada... para todo existen excepciones. Por ejemplo, el tema de la honestidad surge a menudo cuando se compara el poliamor con la infidelidad. Los que practicamos el poliamor estamos muy orgullosos de nuestra honestidad, de no tener que ocultar nada tras secretos y mentiras, y existe un cierto desprecio hacia los infieles por tener que esconderse. Sin embargo, la cierto es que la honestidad es un lujo que mucha gente no se puede permitir. Para algunas personas, se infiel en materia de sexo es simplemente la menos mala entre una serie de opciones negativas. Otras personas tienen que vivir "dentro del armario" porque salir de él destrozaría su vida. Y vivir dentro de un armario entraña una cierta deshonestidad, una ocultación que puede acabar requiriendo la mentira. ¿Quién les va a culpar por ello? Yo mismo estoy dentro del armario como sadomasoquista, como poliamorista. Son cosas que no saben en mi trabajo, que no saben mis padre ni mis hermanos. ¿Tengo que ser honesto y mostrarme como soy? No lo sé, es algo que me planteo mucho últimamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te servirá, pero en estos casos siempre pienso que no es la persona la que tiene un problema. El problema lo tienen el resto de las personas que la señalan con el dedo creyéndose perfectos e incapaces de ver más allá de su mente cuadriculada.
      Cada persona encuentra la felicidad de una forma, y nadie tiene ningún derecho a señalarle por ello.

      Eliminar
  3. la vida es dificil y posicionarte complicado. los años te enseñan. yo pienso como tu, pero a veces hay determinados problemas, en los que el mejor atajo, o el menos malo es la mentira. Cuando quieres a alguien a quien han puesto caducidad, es complicada la sinceridad...tras mucho meditar, quizas yo tampoco lo querría saber...

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo contigo Dora, las mentiras sólo traen sufrimiento pq seguro que se pueden solucionar las cosas siendo sincero y si no... pues nada, todo tiene su consecuencia. Pero como bien dices, que nadie elija el sufrimiento por mí. Yo tampoco tolero a estas alturas las mentiras, somos adultos y somos conscientes de lo q estamos haciendo, además de que se está haciendo daño (pq tarde o temprano se descubre el pastel.) Buen post, besos

    ResponderEliminar
  5. ¿xq dices que perdonar algo si nos lo pide nuestro corazón y no nuestra cabeza es cobardía?Creo que hay que ser mas valiente que cobarde para perdonar,y lo de menos son las razones para hacerlo.
    Por otro lado,a mi no me gusta la mentira,pero hay veces que la verdad hace daño y puede generar situaciones irreversibles(me refiero a nivel pareja) .Por experiencia propia, te aseguro que es mucho mas fácil confesar una verdad incómoda que vivir con el peso de ocultarla y ya ni te cuento si es necesario mentir.
    Reitero mi rechazo a la mentira,ojalá que no fuese asi, pero a veces es la opción menos mala.

    ResponderEliminar
  6. Las consecuencias de una mentira viene a ser una bola cada mas grande que al final termina por arruinarte la existencia. Ya no distingues entre realidad o mentira, si eso si debo decirlo o no .....
    Pero a veces es la solución mas correcta para evitar males mayores ( con esto no lo justifico en absoluto )
    Sinceridad por delante de todo.
    Un saludo a todos . Es un placer seguir leyéndote.

    Madrileño

    ResponderEliminar
  7. No conozco a nadie a quien no le importe la mentira, pero es cierto que no estamos preparados para la verdad tal cual es. Hay que tener mucha mano izquierda.
    Hice una reflexión sobre ello hace tiempo en mi blog. Por si a alguien le interesa leerlo:
    http://ironiassudoresysinceridades.blogspot.com.es/2013/12/verdades-como-lechugas.html

    ResponderEliminar
  8. La mentira es sin duda el mayor fracaso, porque además te anida dentro y luego aunque perdones, por supuesto, aunque no sé, le des su valor adecuado, nada brilla ya entre esa persona y tu. La detesto.
    Voy a seguir dandome paseitos por tu blog ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Ja! debería leerle de forma ''casual'' esto a mi hermana, su novio despues de un año de mucho te amo, quiero darte una familia, muak muak'' le metió los cuernos, ¿como lo se?, primero: me lo contó mi novia la cual se entero porque mi hermana se lo contó, segundo: me lo contó la tipa con la que estuvo (Ella creía que habían roto o algo así), pero insiste en que fue un mal entendido y hasta lo defiende y excusa... ¿PEOR AUN?, mi novia una vez peleando con el por una amenaza que le hizo le recordó lo que había hecho, ¿la reacción del tipo?, ir con su novia a que lo consuele... si, le metió los cuernos y a ella le toca consolarlo porque se siente mal por engañarla, fuck logic... ¿mas datos para hacerse a la idea?, el tipo es depresivo, se la pasa colgado de su cuello pidiendo que lo animen, hace un año que intenta cambiar... y se queda en intentar, una vez recuerdo que incluso le dijo que no la quería preocupar y al rato publico algo bien emo en FB, osea que ni lo intenta... en fin, por eso y otros motivos lo considero muy princeso, como dije al principio le leeré esto de forma insinuante, se lo diría directamente pero... conociéndola seguro dirá que yo digo porquerías (Ya lo hizo, aunque no dije ni una mentira) o mentira, lo excusara y dirá otras mentiras (Ella ya dijo que su novio dejo de ser depresivo... el mes pasado le agarro una depresión, que es la ya mencionada), básicamente su noviazgo esta lleno de mentiras y cosas que pretenden ser pero no llegan... alguna buena dama, conocedora por naturaleza del pensamiento del genero femenino del cual yo, visto que no logro comprender a esta mujer, carezco, podría explicarme ¡¿Como demonios funciona semejante cosa?!, no, en serio... porque aun no logro entender a mi hermana... en fin, explico esto porque... bueno, nada en particular, una anécdota de lo que es una mala relación y quizás que alguien le de sentido a esto, chicos y chicas, nunca se conviertan en ese tipo de persona, ni un hombre infiel ni una mujer que le de tanta libertad a su pareja o viceversa... como ultima palabra ya saliendo de tanta palabrería personal... Que supongo que se vuelve tedioso... Felicidades por la pagina, me resulta bastante interesante... aunque aveces me baje la moral darme cuenta que existe una peligrosa cantidad de posibilidades de que sea un ogro... Pero pequeños detalles, resulta refrescante leer semejantes pensamientos y opiniones plasmados en esta pagina, un saludo desde Argentina, ciao~

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?