lunes, 22 de diciembre de 2014

El pecado de no conocer tu clítoris

Fuente: katerinabrava.tumblr.com

Queridas amigas. Estoy de luto. Sabemos perfectamente cómo está el patio en lo que a la educación sexual respecta en general, y más aún en Españistán. Yo también lo sé, pero es cierto que al estar tan metida en el ámbito de la sexualidad, tanto a nivel laboral como como forma personal de vida, a veces se me olvida.

Aún así, a pesar de reconocer esta realidad como haríamos todas, la vida nunca deja de sorprenderte. Os cuento. Hace unos días estaba en un taller sobre juguetes sexuales con un grupo de mujeres de unos 40 años de media. Para animar un poco el ambiente, ya que estaban un poco serias, les hacía algunas preguntas trampa, otras íntimas... ¡y otras de examen!

El resultado fue pésimo. No entendían por qué había mujeres que se compraban vibradores si tenían pareja, les daba repelús hacer juegos eróticos que manchasen las sábanas (¡que luego hay que lavarlas!), no querían ni oír hablar de sexo oral y nunca habían oído hablar de bolas chinas. Ni de suelo pélvico. Ni del punto G (alguna sí).

Pero lo más duro llegó cuando hice una ronda para preguntar aproximadamente cuánto les medía el clítoris (trampa). Por lógica, haciendo una estimación del nivel de educación sexual media que podían tener, daba por hecho que no sabrían cómo es en realidad el clítoris, y así fue. Cuando conté que el clítoris mide aproximadamente entre 8 y 10 cm, hablé de sus raíces y de la parte que no se ve... ¡fliparon! 

Anatomía del clítoris
Entonces, una de ellas, que era médico y que todo el rato me miraba y negaba con la cabeza, intervino. "Eso no es verdad", me soltó. "Yo he estudiado anatomía y jamás me han dicho que eso fuera así". ¡Ups! ¡Con la medicina hemos topado! "Pues verás, esto no es algo que haya descubierto yo, sino que es una realidad ya asentada desde hace muchos años". Y dale con negar con la cabeza, chata. Total, que tuve que buscar en Internet imágenes del clítoris con distintas referencias bibliográficas para que, al menos, dejase de negar con la cabeza.

Les mandé deberes a casa. Pero mucho me temo que la mayoría ni siquiera se molestarán en buscar en Internet si esas burradas que digo sobre que el clítoris es más grande de lo que se ve por fuera son ciertas. Y peor aún, ¡cómo una sexóloga (¿qué es eso de una sexóloga? ¿una follóloga? ¿existe la follología?) va a saber algo que una médico NO SABE! ¡Venga hombre! Esta sexóloga es una estafadora.

Suena a broma porque soy muy maja (lo sé). Pero prometo que me afectó muchísimo esta toma de contacto con la realidad más profunda. Quizá estoy demasiado acostumbrada a moverme en un ambiente donde este capítulo 0 está más que superado y me olvido de que, por desgracia, la buena educación sexual, tanto a nivel teórico e informativo como a nivel emocional, está muy lejos de ser un hecho.

Fuente: tumblr.com
Mujeres de mi corazón. Conocer nuestros cuerpos es el primer paso para adueñarnos de ellos. No podremos disfrutar de nuestro cuerpo, conectar con él, cuidarlo, mimarlo, entenderlo, aceptarlo... ¡si ni siquiera lo conocemos! La excusa de "nadie me lo ha enseñado" es cierta, pero insuficiente. Al menos tiene que salir de nosotras el interés por saber qué tenemos, cómo lo tenemos, dónde está y para qué sirve. Y más si encima sirve para hacer nuestra vida más placentera.

Me indigno, me pongo triste y compadezco a las mujeres que no han tenido y no tienen la opción de acceder a la información sexual de forma sencilla o que están tan sumamente educadas en la idea de la sexualidad como algo sucio o pecaminoso por lo que se planta una directita en el infierno, que ni siquiera lo cuestionan.

Personalmente, igual que otra mucha gente, he apostado por aportar mi granito de arena a la causa dejándome la piel y los sesos en poner algo de luz al mundo sexual. En concreto al mundo sexual femenino, tan invisivilizado, acallado y cubierto de mitos y prejuicios. Es mi forma de vivir y mi forma de mirar al mundo. Pero hoy confieso, aquí en petit comité, que no es cosa fácil.

Si hay un pecado que una mujer pueda cometer es no conocer su clítoris. Amén.

15 comentarios:

  1. ¿Cuánto mide mi pene? La inmensa mayoría de los hombres esperarían a tener una buena erección y luego lo medirían desde la base del pene en la pelvis o los testículos a la punta del glande. Sin embargo, aplicando el mismo criterio que aplicas tú para medir el clítoris, esto sería un error. Habría que añadir también la longitud de la raíz del pene, por lo que la medida habría que tomarla desde el ano resultando en casi el doble de lo normal. Te digo esto para explicarte que la discusión que tenías con la médico esa era más bien una discusión semántica. Todo depende de si se considera al clítoris como sólo el glande y el tallo externo (que es como se suele considerar también al pene) o también sus ramificaciones internas. Las cuestiones semánticas se basan tanto en criterios ideológicos como en evidencia científica. Tendré que mirarlo, pero yo creo que no existe un acuerdo general sobre qué estructuras forman parte del clítoris (por mucho que diga el Dr. Puppo).

    A nivel general, estoy intentando educarme en sexología y el tema no es tan sencillo como lo planteas. Estoy generando una base de datos de artículos relevantes sobre sexo y ya voy por más de 100 referencias de revistas científicas como Journal of Sexual Medicine o Archives of Sexual Behavior. Por lo que estoy viendo existe una división entre los sexólogos, que son más bien humanistas y tienen un sesgo ideológico, y los fisiólogos, quienes estudiamos el sexo desde un punto de vista exclusivamente científico. Quizás esto te sirva para entender tu diferencia de opinión con la médica, que no es más que la punta del iceberg de un debate muy complejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad no hubo un debate. Simplemente ella no terminaba de creerse que esa fuera la forma del clítoris, independientemente de que el problema fuera semántico.

      Mi profesora de anatomía del máster era médica, y dejó bien claro el problema que ella se encuentra y se ha encontrado para estudiar la sexualidad dentro de la medicina.

      Da igual la medida exacta. Es un dato aproximado de manual para hacer ver que el clítoris no es sólo lo que se ve, sin necesidad de compararlo con cómo es o se mide el pene. Sólo por si mismo.

      Eliminar
  2. Este artículo científico te da la razón. Se lo puedes citar a la médico:

    Foldes P, Buisson O (2009) The clitoral complex: a dynamic sonographic study. J Sex Med 6:1223-1231.

    ResponderEliminar
  3. ¡Puff! me he puesto a rebuscar en mi database y el que no te da la razón es precisamente el Dr. Puppo en ese artículo del que hablaban los periódicos hace un par de meses. Según él "el clítoris entero es un órgano externo. Como te decía, es una cuestión semántica. El Dr. Puppo incluso llama al clítoris el "pene femenino", lo que me parece más bien sexista.

    Puppo V, Puppo G (2014) Anatomy of sex: Revision of the new anatomical terms used for the clitoris and the female orgasm by sexologists. Clin Anat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Creía que lo del estudio de los Puppo (padre e hija) me lo habías dicho irónicamente en el comentario anterior, jaja. Para mí expone las cosas de forma totalmente contraria a como se estudian en sexología, en general. Ha levantado mucha polémica.

      Mis dos artículos-crítica favoritos son:
      - Hagan el favor de dejar mis genitales y mis orgasmos en paz: http://www.sylviadebejar.com/hagan-el-favor-de-dejar-mis-genitales-y-mis-orgasmos-en-paz/
      - Todo lo que sabías sobre el orgasmo femenino se tambalea: http://smoda.elpais.com/articulos/todo-lo-que-sabias-sobre-el-orgasmo-femenino-se-tambalea/5452

      Eliminar
    2. Concía el de El País, pero el de Sylvia de Béjar es muy... ¡Sylvia! Y encima consiguió que le contestara el mismísimo Vicenzo Puppo.

      La verdad es que Puppo se hizo un poco la picha un lío al escribir ese artículo... o el clítoris masculino, mejor dicho.

      Eliminar
    3. Por cierto, entre los comentarios al artículo de Sylvia hay uno importantísimo de un tal Luis, que por lo que cuenta es paraplégico y aún así es capaz de experimentar orgasmos. Éste es un fenómeno documentado hace tiempo que prueba que el orgasmo puede ser un fenómeno puramente cerebral e independiente de estimular los órganos genitales.

      La pena es que muchos de los otros comentarios toman un cariz bastante anti-científico (un pecado muy español, por lo que veo). Se nos culpa los científicos de querer, de alguna manera, invadir la sacrosanta sexualidad femenina. Es fácil olvidar que la revolución sexual de los 50 empezó con las investigaciones sobre sexualidad femenina de Kinsey y Master and Johnson. Y que fueron los científicos los que descubrieron la píldora anticonceptiva, que también potenció la liberación sexual de la mujer.

      Eliminar
  4. Estoy contigo una buena educación sexual está muy lejos de conseguirse.Ya no sólo en las generaciones jovénes, sino sobre todo en la generación de los que hemos pasado los cuarenta y cincuenta. Qué complicado, después de aquella educación represiva en todos los sentidos que recibimos, el lograr una evolución sana y lógica en este campo. Es darse cuenta de que el sexo es algo maravilloso, que forma parte de nosotros y que un mayor conocimiento y una sana experimentación de él nos puede ayudar a construirnos tanto como la formación cultural. Darse cuenta de que el sexo es necesario para crecer como personas y una forma única de comunicarse con los demás. Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Lo importante no es medirlo... o medirla.

    Lo importante es disfrutar (y hacer disfrutar) con el uno... con la otra... y viceversa.

    ResponderEliminar
  6. Bueno antes que nada hay que aclarar que la función real del clítoris es la de proporcionar placer a la mujer durante el coito , muchas mujeres o la gente en general piensa que cuando una mujer alcanza el orgasmo con el coito fue gracias a la estimulación vaginal y es falso la vagina no es un órgano sexual, solo es un canal entre el clítoris y el útero que cumple diferentes funciones como: canal para la menstruación, canal del parto y para estimular el pene y recoger la eyaculación .

    Y con respecto al uso lúdico del clítoris hay muchas formas de estimular su cabeza , pero bueno ya eso es al gusto de su dueña.

    Querida Dora el dibujo que pusiste no hace mucha justicia al clítoris porque la parte mas importante aparte de la cabeza son los labios menores y mayores que son los que trabajan durante el coito y en el dibujo se ven difuminados, ha ver si un día haces post sobre la importancia de los labios de los que nadie habla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el clítoris está para proporcionar placer a la mujer a secas, no durante el coito. Especificar el coito es una actitud coitocentrista y hace que nos olvidemos de que fuera de esa práctica, hay muchas otras que se pueden gozar también.

      El dibujo es el que suele enseñar en cualquier formación sobre sexología, para hablar de la.anatomía del clítoris y para representar lo que vemos y un grandísimo porcentaje de la gente no sabe ni que existe. Los labios en realidad están en le dibujo, como bien dices, sin ningún protagonismo, casi únicamente para ubicar cada parte respecto al exterior.

      También es cierto que de habla poco o nada de los labios. Me encantaría saber tu opinión a través de un email privado.

      Muchas gracias.

      Eliminar
  7. Me encantó tu artículo y desde luego, me sorprende que aún muchas, muchas mujeres se disgusten ante ciertas prácticas sexuales muy placenteras. Por cierto, yo también dije a mis amigas que no quería un brivrador...Lo que no aclaré es que me lo podía montar yo sola y si puedo elegir, tener un hombre que lo haga. jajaja!!! Me gusta más,
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón! Vibrador, quería decir!!
      Beso,

      Eliminar
  8. Hola,yo tengo 46 y todas esas cosas que dices me las se,me encanta el sexo oral hacerlo y que me lo hagan,tengo un vibador en la mesilla y pareja incluso práctico sexo anal y me he encomtrado con mujeres mad jóvenes que yo con las que no puedeshablar de sexo,de 30 y 35 que te saltan que que asco por supuesto se corta la comnersacion,sin embargo tengo a mi amiga que tiene 55 y es igual que yo.Resumiendo no creo que sea cuestión de edad,es cuestión de como vivas la sexualidad sin tabues

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?