jueves, 9 de julio de 2015

Sin sujetador

Fuente: Tumblr Photography Tag
Sales a la calle y caminas animada. De vez en cuando te cruzas con alguna persona que baja su mirada por debajo (muy por debajo) de tus ojos, pero no le das importancia. Pero cuando un número sospechoso de gente dirige su mirada hacia el mismo lugar, sospechas. ¡Oh, vaya! ¡Son mis tetas!

Me compré mi primer sujetador a los 20 años. No por falta de necesidad, no. Bueno, puede que sí, porque en realidad no lo echaba de menos. Me refiero a que, a pesar de tener dos tetas como dos carretas, no pensé que necesitara usar sujetador fuera del ámbito deportivo. De hecho, los sujetadores eran para mí como un grano en el culo. Incomodísimos.

Siendo fiel a la historia, diré que mi madre me intentó llevar por el camino de las buenas mujeres cuando tenía unos 11 años, en cuanto mi pecho dejó de ser plano como una tabla. Usé mi primer sujetador durante unos años porque era lo que tocaba y no tenía personalidad suficiente como para poner en duda el hecho de que no había nada que sujetar. 

No recuerdo bien el momento en el que eso cambió. Supongo que me resultaba incómodo y que con la rebeldía que me caracteriza, un día probé a no usarlo y aquello me pareció el paraíso. El paraíso de las tetas. Sin tetas no hay paraíso, rezaba esa gran serie de ese gran canal... (uf). Pues con tetas y sujetador, menos.

Total, que me planté con mis 20 años, dos tetas tersas y sin sujetador. Yo vivía en la más absoluta inocencia y aun a día de hoy no recuerdo haber vivido situaciones incómodas, haber recibido comentarios obscenos o haber percibido un volumen de miradas insostenible o destacable.

Aun así, me rendí a la ley divina y fui a comprar mi primer sujetador veinteañero con dos amigas. Una tarde de muchas risas. La verdad es que había hecho varios intentos fallidos otras veces, pero como ningún sostén se me adaptaba perfectamente, terminaba pasando. Esa tarde di con EL SUJETADOR y, aun así, seguí sin usarlo.

Pero en algún momento de mi madurez debí empezar a frecuentar el mal camino (ahora el camino de las tetas enjauladas) y me terminé acostumbrando poco a poco. Una etapa que debió durar unos 2-3 años.

El caso es que me he plantado. He vuelto a dejar libertad a mi cuerpo y voy en bici con una sonrisa de oreja a oreja por la sensación tan placentera del aire entrando y saliendo por mi vestido. Soy happy, happy. Ahora bien, sin la ya mencionada inocencia que me caracterizaba con 20.

#FreetheNipple en Google
Esto se traduce en que ahora sí soy consciente de que a la gente le llama enormemente la atención el movimiento de mis tetas liberadas. Cosa que no puede sorprenderme más. O sea, vivimos en un siglo en el que es más fácil ver tetas que árboles. Las tenemos en la tele, en Internet, en revistas, en desfiles, en la playa... Y resulta que nos quedamos FLIPADOS cuando vemos un movimiento tetil por la calle, aunque no se vea nada.

Dicen que es más atractivo sugerir que enseñar. Y yo eso me lo paso por coñ*. Porque no deja de ser basura machista que nos dice qué tenemos que hacer para ser buenas mujeres, seductoras lo justo, sin pasarnos de zorras. Así que no me fío. Me quedo con la idea de que con el fácil acceso a ver tetas que tenemos a nuestro alcance, es curioso que nos llame tanto la atención ver a mujeres con pecho grande sin sujetador en la vía pública. Que nos llame la atención ver dos tetas que, en vez de estar estáticas debajo de la camiseta, se mueven divertidas. Según mi chico, ese movimiento natural genera un efecto similar al de los ojos de la serpiente de El libro de la selva. Las tetas hipnotizan.

Y es un poco agotador, la verdad. No es cuestión de hombres y mujeres, que conste. Porque llama la atención a partes iguales. Tanto que, a veces, estoy manteniendo una conversación y noto como mi interlocutor/a no puede controlar la caída de sus párpados (y no por sueño).

De hecho, un día andaba yo quejándome de la situación y del hecho de que me llamaron PUTAAAAAAAAAAAAAA desde una furgoneta mientras iba en bici. Y una amiga me dijo que claro, si iba sin sujetador, tenía que asumir las consecuencias. ¿Perdona? ¿Las consecuencias de qué? ¿De caminar libre por la calle? ¿De disfrutar cómodamente de mi cuerpo? ¿De no soportar la opresión del sujetador, con sus costuras, sus aros, sus copas, los tirantes clavándose en mis hombros...?

Y pienso que si realmente seguimos pensando así es que somos una sociedad de mierda. Una sociedad sexualmente frustrada y acomplejada que, o se pone las pilas, o no volará nunca. 

Mientras tanto, yo seguiré haciendo uso de mi 'libertad' y pasearé mis tetas a mi antojo. Todo puede ser que un día la Ley de Seguridad Ciudadana se encargue de detenerme por escándalo púbico. Digo público. Y entonces me confesaré, pediré perdón y me convertiré en una mujer decente.  

17 comentarios:

  1. Es increible que aun ahora en el 2015, haya tanta mente cerrada para tantas cosas que son realmente normales. Que se acepte ciertas cosas pero otras no y mas referente a la mujer. Por lo menos aqui en Estados Unidos se ve ofensivo el que una mujer dé de mamar a su bebé publicamente, pero a su vez es completamente "normal" el despotismo, el racismo entre otras cosas, y precisamente esas cosas son las que no se deberian tolerar. En fin, vivimos en un mundo hipocrita al 100%. Se juzga a otros cuando no tienen derecho a hacerlo, se señala al de al lado cuando primero hay que hacerlo hacia uno mismo. Yo, te apoyo en ir libremente. Si dejaramos los prejuicios, tendriamos un mundo mucho mejor. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias por tu comentario y tu apoyo!

      Eliminar
  2. Y... ¿por dónde dices que sueles pasear en bici? :D

    ResponderEliminar
  3. La verdad no creo que eso de ''mas atractivo sugerir que enseñar'' sea machista, lo veo mas como un concepto... ¿unisex? por decirlo de alguna forma, incluso ver un par de pechos descubiertos puede ser mas atractivo siendo esto una cuestión de gustos también pero es una frase junto a la creencia que es sostenida tanto por hombres como mujeres y de igual forma es discrepada según opiniones libres de cuestiones de genero siendo algo a contradicción al dicho tanto de publico femenino como masculino, por decir de alguna forma, pero quizás sea algo exhibicionista, no en un mal sentido puesto que cada quien muestra lo que quiera (Claro esta y sobra decirlo) pero si llama la atención sera normal que la gente mire; podrías llevar un sombrero purpura del tamaño de mariachi o las tetas al aire y la gente se gira a ver si lo nota, ¿cosa de puta? no, idiotas hay en todos lados y si alguien grita algo así seguro que es el mismo idiota que le grita a otra que muestre aun más (Sin bajarse del vehículo cosa que nunca les van a dar un bofetón, en plan todo masculino con los pantalones bien puestos, sí señor.), después de todo una mujer nace sin ropa y la ausencia de sostén no es ''anti natural'', solo creo que llama la atención y aveces hasta gusta. En fin, una pequeña opinión, un saludo y que tengas una buena noche, ciao~

    ResponderEliminar
  4. Dora, estoy muy de acuerdo contigo en que tienes todo el derecho a dejar libertad a tus tetas, faltaría más.
    Pero más de acuerdo estoy con tu novio: las tetas son eróticas, y no es algo que signifique que haya que esconderlas ni aprisionarlas. Un buen escote atrae las miradas, unas tetas libres llaman la atención, unos pezones erectos (por el frío o la lluvia sin ir más allá) concentran la expectación. Igual que tú eres libre de ir como quieras, los demás son libres de mirar: la belleza atrae las miradas. Siempre que la mirada no pase a ser claramente libidonosa o vaya acompañada de frases groseras u ofensivas tampoco le veo inconveniente.
    Libertad para enseñar, libertad para mirar: respeto, siempre.

    ResponderEliminar
  5. Se te va la mano con el machismo, lo que ya viene siendo habitual. Que a un hombre o mujer le guste un pezón que se insinua bajo una blusa no sé qué tiene que ver con que considere a la mujer inferior por su sexo, o que la quiera tapar con un burka. Yo prefiero faldas largas que dejen traslucir las formas de unas hermosas piernas que minifaldas, una cuestión de gusto. Jamás se me ocurriría decir por eso que una mujer no puede llevar minifalda o ir desnuda si se le antoja, al contrario, es bien libre de hacerlo, y siempre me encontrará de su lado en la barricada. Pero me gusta más ver como el viento arrastra esa falda y marca cada pulgada de sus formas casi dando la sensación de su tacto, que encontrarme sin más la piel desnuda (nada tiene que ver con que no disfrute de la desnudez en los momentos en que la deseo). Me parece mucho más sensual eso que una mujer en bikini, por ejemplo. Una cuatión de gusto. Tengo pareja y jamás le he dicho lo que se tiene que poner, es más, no le gustan las faldas largas que insinuan las formas, así que se acaba convirtiendo en un "placer" furtivo.

    Por el otro aspecto de la cuestión, la intolerancia, pues ciertamente vivimos en un mundo de becerras/os que encuentran ofensivo el cuerpo humano. Sólo hay que ver las edades para ver películas en los cines, donde la muerte de centenares de personas es adecuada para los niños y la desnudez requiere la mayoría de edad. Así nos va.

    Hacedor

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco uso sujetador y también me jode sobremanera que se me tengan que quedar mirando por el simple hecho de tener dos tetas.
    Es molesto. Es cuestión de educación, y siempre me ha parecido de ser muy maleducado quedarse mirando a alguien, más aún ciertas partes del cuerpo.
    Es machista porque, encima, nos miran como un objeto de placer.
    Así que seguiré caminando sin sujetador y seguiré mandando a tomar por el culo a todos los babosos machistas que se atrevan a mirarme o decirme algo.

    ResponderEliminar
  7. No considero machista que tiendan a miraros más el pecho.
    No es casual que los pechos sean unas de las zonas más bellas de vuestro cuerpo.
    Mirar unos pechos es síntoma de que la sociedad se está perdiendo mucha belleza, que tan solo es ínfimamente compartida por unas pocas personas, entre las que os encontrais vosotras.
    Si bien el respeto es fundamental, la educación es una cuestión un tanto relativa, dado que es precisamente esa misma educación la que impide que una persona pueda pasear líbremente por la calle como le apetezca pasearse, con o sin ropa.
    Si un hombre bien esculpido y bello se paseara desnudo por la calle, no creo que cuente con no ser mirado por las mujeres con quienes se cruce salvo que sean feministas. La belleza, es belleza, y a veces controlarlo es complicado.

    Por otro lado, cuando yo estoy desnudo en alguna playa, no puedo evitar sentirme observado. Y soy consciente de que es absolutamente natural, dado que somos tan pocas personas compartiendo la maravilla que nos trae la naturaleza.

    Entre esas miradas, detecto toda clase de "energía" hacia mí. Siempre que es en un lugar adecuado y con respeto hacia los demás, las miradas suelen dejar una firma de Gracias por compartir. Es intenso, no es en ocasiones muy relajado, pero yo personalmente me siento feliz de recordar a otras personas que no hay por qué escondernos ni atarnos si no lo deseamos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, ^_^ vengo de Adolescentealos28... donde ya me seguías, pero me he actualizado y me gustaría que continúes formando parte de todo, así que te invito a mi nueva casa, espero que te guste y te quedes ;)

    VioletaPurpurina.blogspot.com

    Bss de color Violeta...

    Psd: Me encanta ir sin sujetador...

    ResponderEliminar
  9. ¡Fenomenal! Una mujer sincera. Escribeme: andaluzcatalan@gmail.com
    Solo deseo intercambiar correos. ¿Es posible? Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  10. La gente está fatal. Y no lo digo por tí, que conste. Me parece estupendamente que vayas como TÚ QUIERES por la calle. La verdad es que no llego a comprender esa facilidad de insulto o de encasillamiento porque sí.
    Y debo confesar que yo también le dije una vez a una amiga lo de los comentarios. A ella le encanta ir con grandes escotes, y tiene buena delantera. Una vez, nos cruzamos con un señor mayor y la dijo "menudos melones". Ella se resignó a que mucha gente le hacía esos comentarios por la calle. Yo le dije que si a ella le gustaba ir con escote, pues que los llevara, pero que se atenía a estos comentarios. Y ahora me doy cuenta que no, que fui cruel con ella. Que nadie tiene que tener poder sobre como nos queremos o no vestir.
    Eres muy grande Pandora!

    ResponderEliminar
  11. El nudo de Isis es un invento Griego, estético en las esculturas, pero Isis, realmente gustaba de llevarlas colganderas.
    ¿Qué es una sítula, o acetre sino la traslación de una hermosa teta colgandera, de esta Diosa?
    Tus tetas te las puso la naturaleza para que fueran atractivas a la vista, luego ¿cuál es el problema?,
    Que si atraes esto refleja poder.
    y por poder puedes, si quieres.

    Un par de latigazos
    Kisss y kiss

    ResponderEliminar
  12. Acabo de descubrir tu blog y me.parece muy interesante, iré leyendo todos los post que ya he leído algunos y me identifico muchísimo

    ResponderEliminar
  13. Hola! Desde que leí tu blog voy sin suje y soy libreeeeeee y feliz. Tengo poco pecho y erguido a pesar de mis 38, la cosa,esq ahora viene el veranito y con el la ropa fina y blanca. Y por mas que me he gastado no encuentro un sujetador tan comodo que ya no lo note. Un dilema. Que haces en estos casos? Ademas en mi curro no podré ir sin suje snif...

    ResponderEliminar
  14. Hola! Desde que leí tu blog voy sin suje y soy libreeeeeee y feliz. Tengo poco pecho y erguido a pesar de mis 38, la cosa,esq ahora viene el veranito y con el la ropa fina y blanca. Y por mas que me he gastado no encuentro un sujetador tan comodo que ya no lo note. Un dilema. Que haces en estos casos? Ademas en mi curro no podré ir sin suje snif...

    ResponderEliminar
  15. Las mejores kinesiologas de Lince en http://kinesiologaslince.com/

    ResponderEliminar
  16. Odio el sujetador. No lo llevo casi, casi nunca. Me parece de pésima educación por parte de cualquiera quedarse mirando a las tetas de nadie. Yo no le miro el paquete a los tios, ni las tetas a las tias, me parece una norma básica de respeto (puestos a mirar, prefiero los ojos, que dan más pistas). Así que, por vergüenza, para no dar el cante, siempre ando buscando camisetas, camisas, jerseys, etc., que lleven algo que disimulen lo que va debajo. No me gusta que me miren con descaro. Mierda ya! Estoy harta. ¿Por qué, como mujer, tengo que estar siempre a la defensiva? Harta del chusma-man, que parece haber resucitado de entre los muertos en estos tiempos. Y sigo sin ponerme sujetador. Que se sujeten los demás las miradas, coño.
    Advierto: el respeto vale para hombres y mujeres, para tetas y paquetes, para todo el género humano. Así que esto no es un alegato o una protesta sólo de mujer, porque los hombres van camino de las mismas vejaciones gracias a la sociedad de consumo que devora gente.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?